Ayer comenzó el proceso electoral local, en el que los hidalguenses votaremos para elegir a los nuevos integrantes del Congreso estatal. Pero también, el jueves pasado, comenzaron las precampañas para el proceso electoral federal mediante el cual los mexicanos elegiremos a nuestro próximo presidente de la República, así como a los integrantes del Congreso de la Unión. En el ámbito federal y local, estaremos sometidos a una intensa lluvia de anuncios, publicidad y actos políticos: escucharemos infinidad de ideas y promesas que nos pintarán un futuro mejor, aunque sepamos que muchas de ellas nunca serán concretadas. Durante esta etapa electoral los aspirantes a algún cargo popular procurarán su mejor sonrisa, serán accesibles y estarán dispuestos a escuchar a cualquier persona que quiera platicarles sus demandas, sus problemas cotidianos. Después, ya sabemos que los políticos se rodearán de guaruras y seguirán de largo cuando algún ciudadano inconforme los interpele. Este tiempo, por otra parte, ofrece la posibilidad de reflexionar qué tipo de país queremos. Es un periodo en el que podemos poner en la palestra aquello que no ha funcionado y el proyecto de país que queremos. En Hidalgo, la consejera presidenta Guillermina Vázquez Benítez llamó ayer a los partidos políticos a llevar a cabo una contienda “respetuosa, plural y sin denostaciones”. Esperemos que sea así, aunque sabemos que los partidos ya preparan sus estrategias de guerra sucia. Prepárese porque será un proceso electoral largo e intenso: habrá, tan solo para la elección federal, 59.7 millones de anuncios en radio y televisión. Esto equivaldrá, según un ejercicio realizado por el portal sinembargo.mx, a 497 mil 760 horas de publicidad electoral en 3 mil 111 emisoras de todo el país. Esto equivale a 20 mil 740 días o 56.8 años ininterrumpidos. Será una masacre. De filón. Sin hacer caso a las recomendaciones de organismos internacionales de Derechos Humanos, la minuta que dará atribuciones permanentes a las Fuerzas Armadas para actuar en materia de seguridad y combate al crimen organizado fue avalada por la Cámara de Diputados, con las modificaciones hechas por el Senado. Nuestros diputados hidalguenses votaron a favor. Ojalá expliquen por qué.

Comentarios