ALEJANDRA RODRIGO

Pachuca

El teatro La Purísima, un espacio dedicado a la investigación escénica, inició una temporada de estrenos de obras el 15 de junio, proceso que es realizado por primera vez por el profesor de la licenciatura en arte dramático, Rodrigo Carrillo Tripp.

El teatro La Purísima surge como un espacio dedicado a las artes escénicas que brinda a egresados de esa licenciatura la oportunidad y experiencia de presentarse en un lugar propicio para la ejecución del teatro.

Diversos proyectos de egreso y espectáculos con trayectoria fueron presentados en el recinto y en esta temporada el teatro abre sus puertas a espectadores pachuqueños para que disfruten del resultado de la labor realizada por la generación integrada por Francisco Molina, Alfredo García, Itzel Manzano, Alejandra Canales, Daniela García Pérez y Carlos Alva.

El grupo generó seis productos escénicos, por lo que los alumnos transitan por el viaje de la creación como cómplices y aliados para apoyar al compañero en su experiencia de estreno. El monólogo es el resultado de un trabajo realizado en equipo.

El maestro Carrillo mencionó que tiene la intención de cada año iniciar un proyecto distinto, adecuado a las características del grupo que recibe, basado en las inquietudes, miedos, fantasías y habilidades de cada uno de los individuos. “Me llevó a decidirme por desarrollar un espectáculo en el que cada uno fuera creando desde su individualidad, desde su universo personal, generando monólogos o pequeñas piezas que llevan la pauta en un personaje, aunque vayan acompañados de otras presencias actorales.”

El motivo del director para generar distintos espectáculos es crear un proceso pedagógico y creativo para la escena que haga que el alumno pase por todas las responsabilidades relacionadas con la creación escénica, es decir, la dramaturgia, el estilo actoral y su limpieza, la creación de personaje y un diseño espectacular propuesto por el estudiante, que los acerca a un “profesionalismo integral”.

Los alumnos son egresados del énfasis en actuación, sin embargo, el profesor considera que la mejor manera de ofrecerles conocimientos es por medio de experiencias con otras responsabilidades que integran la disciplina teatral.

La vida de cada espectáculo será un compromiso del alumno, de él dependerá impulsar de forma autogestiva su propio trabajo. El egresado lleva para sí un espectáculo que le proporciona libertad creativa y laboral.

El profesor, preocupado por investigar el alma y la psique de cada estudiante, los guió por un proceso de autoconciencia, dando como resultado una estructura dramatúrgica que surge del mundo interior de cada individuo. “En el ejercicio de escritura estaban acompañados de la prueba y el error, resultados de las audiciones que los alumnos realizaban en el escenario”, comentó.

Después de un largo proceso, el primer resultado fue el monólogo de Francisco Molina, Olé, que en principio desarrolló tres funciones como el inicio de una experiencia profesional con miras a la maduración de su propio trabajo y de su humanidad. El actor indicó que el trabajo parte de historias personales y de una investigación personal, que lo llevaron a pensar sobre qué es un macho, qué es ser un hombre y qué es un casanova; con el objetivo de narrar al público la transformación de un joven necesitado de reafirmar su hombría por medio de la utilización sexual de las mujeres, quien se da cuenta del ser egoísta y banal que es.

Por medio de su espectáculo, el actor pretende diferenciar la percepción social del macho para determinar al “hombre” con una acción consciente y transformadora, capaz de tomar decisiones en beneficio de un ideal manifestado por un sentimiento, el amor.

El próximo estreno será el 22 de junio a las 19 horas con el monólogo ¿Dónde se ha escondido el miserable?, de Alfredo García. La historia gira en torno de un trovador vicioso, quien por accidente retorna al sitio de su niñez. Ahí transita por un viaje de reencuentros con un pasado olvidado, el enfrentamiento con esas verdades ocultas y la vergüenza familiar. La revelación del secreto íntimo castiga al hombre, hasta someterlo al acto doloroso de conciencia que lo vuelve culpable. El espectáculo es un cuestionamiento moral sobre los bajos instintos, esos deseos que la sociedad clasifica como perversiones pero son parte de la naturaleza humana.

Esos son apenas dos de los seis espectáculos resultados del proceso del profesor Rodrigo Carrillo Tripp, quien preocupado por acrecentar la oferta cultural de la ciudad y del estado invita al cuestionamiento humano por medio del arte escénico. Así, el teatro La Purísima tiene para próximas fechas las presentaciones de Verdandi, Las Malas, Flyme y Leteo.

Hoy, mañana y el sábado presentarán ¿Dónde se ha escondido el miserable?, a las 19 horas, en el recinto cultural ubicado dentro de las instalaciones del centro deportivo El Socavón, frente al barrio La Españita.

La Purísima

  •  Surge como  

un espacio dedicado a las artes escénicas que brinda a egresados de esa licenciatura la oportunidad y experiencia de presentarse en un lugar propicio para la ejecución del teatro

Comentarios