Prohíben a vicepresidente ecuatoriano salir del país por nexos con Odebrecht

116
Odebrecht

Quito.- Ayer, la justicia ecuatoriana dispuso la prohibición de salida del país para el vicepresidente Jorge Glas, así como prisión para otros siete involucrados y mantuvo sin medidas cautelares a cuatro extranjeros que actúan como delatores en el proceso penal por lavado de activos en torno a la millonaria red de corrupción tejida por Odebrecht.

Con esa decisión del juez que lleva la causa, Miguel Jurado, se abre un plazo de 30 días durante el cual los 11 involucrados podrían presentar pruebas que demuestren su inocencia. De ser necesario, serían enjuiciados penalmente.

Para el excontralor Carlos Pólit, que en junio renunció a su cargo y es prófugo en Estados Unidos, el magistrado ordenó arresto domiciliario y uso de dispositivo electrónico. Para el resto de ecuatorianos, prisión preventiva.

Sobre el vicepresidente, que ocupó el cargo de 2013 a 2017 junto al exmandatario Rafael Correa (2007-2017), hay denuncias y sospechas de corrupción hace dos años. La situación ocasionó la ruptura de relaciones con el actual presidente Lenín Moreno en agosto, luego de publicarse audios de un delator de Odebrecht en los que presuntamente se le vinculaba con actos ilícitos.

De inmediato, el primer mandatario le quitó todas las funciones y desde entonces el vicepresidente no cumple ninguna actividad de gobierno.

La fiscalía también revisa unos 30 contratos suscritos por esa firma con el Estado ecuatoriano entre 1980 y 2015, para verificar las condiciones en que fueron otorgados. El gobierno de Correa impulsó proyectos por alrededor de mil 600 millones de dólares con Odebrecht.

Comentarios