Pese a la exigencia de organizaciones civiles de no promulgarla

ÉRIKA HERNÁNDEZ / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Pese a la exigencia de organizaciones civiles de no promulgar la llamada “ley chayote”, el presidente Enrique Peña Nieto firmó el decreto con el que se expide la Ley de Comunicación Social.
Este aparece en el Diario Oficial de ayer y se indica que el documento fue firmado por el primer mandatario el 8 de mayo.
La legislación de 45 artículos y ocho disposiciones transitorias regulará la contratación de propaganda oficial.

“La presente ley tiene por objeto establecer las normas a que deberán sujetarse los entes públicos a fin de garantizar que el gasto en comunicación social cumpla con los criterios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez, y respete los topes presupuestales, límites y condiciones de ejercicio que establezcan los presupuestos de egresos respectivos”, indica el artículo segundo.
En noviembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió un amparo promovido por organizaciones sociales, en el cual ordenó al Congreso expedir la norma reglamentaria del párrafo octavo del artículo 134 constitucional a más tardar el 30 de abril.

Sin embargo, organizaciones civiles y organismos internacionales aseguran que no se cumple con ese mandato.
La legislación ha generado tal controversia, que incluso Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), aseguró que con su aprobación se perdió la oportunidad de regular el uso de la publicidad oficial.

Comentarios