Lol Canul

Llegó el Año Nuevo y no con buenas noticias para el cuidado ambiental y la protección animal local, por muy optimista que quiera ser, no puedo evitar la mirada a los temas sociales que representan la vulneración de derechos.

Por una parte, se hicieron virales las noticias sobre los incendios en Australia que, con temperaturas por encima de los 40 grados, terminó con mil millones de vidas animales y 26 vidas humanas y han sido calificados como la mayor crisis de incendios en la historia del continente. El origen de ellos es atribuido a un fenómeno conocido como dipolo del océano Índico. La comunidad científica advirtió que los niveles crecientes de dióxido de carbono están calentando el planeta. Aún si los incendios son consecuencia del ciclo climático natural, el calentamiento global afecta las temperaturas alcanzadas y facilita las condiciones para el aumento de incendios, así como vuelve más frecuentes los fenómenos como el dipolo que atraviesa Australia.

Ya en columnas anteriores he dicho que la actividad humana contribuye de diferentes maneras a la incontrolada emisión de dióxido de carbono y quizá, sin tener un panorama global de la problemática medioambiental, los incendios en Australia parecen un suceso desconectado de nuestro país y de nuestras vidas, sin embargo, el calentamiento del planeta como efecto de la contaminación no tiene una posición geográfica específica ubicada solo en ese continente, sino que hace presencia en todo el mundo y las acciones que ejecutamos todos los días están relacionadas con nuestra emisión de contaminantes, lo que las liga al deterioro ambiental.

Aquí es donde entra mi pronóstico para 2020 y con él acompaño mis deseos y propósitos:
Si bien, en Hidalgo ya fue publicada la prohibición del reparto y eliminación del uso de plásticos de un solo uso descartables, la implementación de la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos del Estado de Hidalgo de parte de las autoridades está dejando mucho que desear, pues visiblemente los establecimientos otorgan materiales plásticos que cubren los requisitos para hacerse acreedores a las sanciones correspondientes, pero desde un inicio no ha sido claro que existan consecuencias acordes a la ley y tampoco los organismos encargados de levantar las denuncias o el procedimiento específico. Estas parecen ser las tareas pendientes de parte de las autoridades del estado.

Por otra parte, está la decisión de las personas como consumidores de los productos de plástico descartables, que reciben e incluso fomentan a que las y los encargados de los comercios entreguen bolsas, platos, cubiertos y demás.

Debo indicar que las instituciones gubernamentales no solo fallan en sus obligaciones con la ley, sino que, además, carecen de las herramientas críticas y conocimientos sobre las recomendaciones para la problemática ambiental. El equipo de la unidad de planeación y prospectiva Hidalgo publicó en redes sociales fotografías cuyo pie indicaba que durante la cabalgata de Reyes Mayos en Pachuca entregaron globos “biodegradables” a niños y niñas, por lo que omitían completamente las recomendaciones para no liberar globos al cielo debido a las consecuencias para la fauna y así dejaron en evidencia su desconocimiento en cuanto a los materiales que son biodegradables y los que no.

Pero no es la única legislación con la que el gobierno, tanto estatal como local, nos queda a deber. La Ley de Protección y Trato Digno para los Animales del Estado de Hidalgo también tiene cuentas pendientes. La venta de animales es realizada de manera ilegal y no tenemos noticias de que exista ya un protocolo para atender dichos casos. Durante 2019 en Mineral del Monte volvieron a haber registros de casos de envenenamientos, lo mismo por lo que se hicieron conocidas algunas colonias de Pachuca y otras tantas como Paseos de la Plata y San Antonio al sur de la ciudad, por fomentar el maltrato animal. Tampoco podemos hablar honrosamente del actuar del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI). Queda pendiente la tarea de la creación del fondo conforme a la ley que sirva para las campañas de divulgación, educación y trabajo de sensibilización y aún nos queda el deseo de las buenas noticias de ver impartida la justicia en las tantas carpetas de maltrato a las que damos seguimiento en Red Pro Animal.

Este es el panorama de desinterés en los temas de protección animal y medioambiental que tenemos en Hidalgo, del que esperamos un mayor compromiso. Conscientes de la necesidad de trabajo, la apuesta es la suma de esfuerzos. Este es un exhorto a las autoridades estatales, pero también a la ciudadanía en general para que en el presente año pueda verse un avance tangible y no solo sean meros deseos. Que la defensa de derechos sea la propuesta colectiva.

@lolcanul

Comentarios