Protegen empresas a dreamers

104
dreamers

Ciudad de México.- Las principales empresas estadunidenses y universidades se movilizan para proteger a los receptores de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), un programa para inmigrantes indocumentados jóvenes que llegaron a Estados Unidos como niños, de acuerdo con The Hill.

El presidente Donald Trump dio seis meses de vida al programa, tiempo en el que, dijo, el Congreso podrá decidir qué hacer con respecto a las casi 800 mil personas que están matriculadas a DACA.

La edad promedio de un receptor de DACA, comúnmente referido como dreamers, es 22; muchos van a la escuela, mientras que otros ya trabajan legalmente en algunas de las compañías más grandes de Estados Unidos.

El grupo FWD.us, que presionó a Trump para que mantuviera el programa, estima que al menos 72 por ciento de las 25 corporaciones de mayor recaudación de fondos en los Estados Unidos emplean a receptores de DACA.

Algunas de esas compañías han dicho y prometido que estarán al lado de sus empleados inscritos a DACA.

Brad Smith, presidente y director jurídico de Microsoft, se ofreció a pagar los gastos jurídicos de cualquiera de los 39 empleados de la compañía inscritos en el programa si el gobierno trata de deportarlos.

“Si el Congreso no actúa, nuestra compañía ejercerá sus derechos legales apropiadamente para ayudar a proteger a nuestros empleados. Si el gobierno intenta deportar a cualquiera de ellos, les proporcionaremos y pagaremos asesoría legal”, anunció Smith en un comunicado la semana pasada, y agregó que la compañía también presentará informes en apoyo a los empleados individuales.

“En resumen, si los dreamers que son nuestros empleados van a la corte, estaremos a su lado”, remató.

Universidades y colegios han dado mensajes de apoyo similares.

La Universidad de California, que tiene 10 campus en todo el estado, presentó la semana pasada una demanda contra la decisión del Departamento de Justicia de poner fin a DACA, diciendo que se basa en nada más que un “capricho ejecutivo irracional”.

La Universidad de California estima que tiene 4 mil estudiantes indocumentados inscritos en sus universidades, gran parte de ellos inscritos en el programa DACA.

La demanda de la universidad es encabezada por Janet Napolitano, quien ayudó a establecer el programa DACA en 2012 como la Secretaría de Seguridad Nacional del entonces presidente Barack Obama.

“Ni yo, ni la Universidad de California, tomamos el paso de demandar al gobierno federal a la ligera, especialmente la misma agencia que dirigí. Sin embargo, es imperativo que defendamos a estos miembros vitales de la comunidad de la universidad”, aseguró Napolitano en un comunicado.

Las demandas son una ruta que las compañías y universidades pueden tomar para proteger a los receptores de DACA.

La cantidad de litigios podría crecer en los próximos meses, especialmente dado que pocos esperan que el Congreso sea capaz de encontrar un acuerdo sobre un proyecto de ley de inmigración antes de la fecha límite.

“Aunque debemos pedir al Congreso que actúe dentro de estos seis meses, debemos estar preparados para la posibilidad de que no lo haga”, dijo Smith.

“Tal fracaso no libraría a nadie en el país de la responsabilidad de actuar con prudencia y sabiduría. Es por eso que trabajaremos según sea necesario con otras empresas y la comunidad empresarial en general para defender enérgicamente los derechos legales de todos los dreamers”, añadió.

Si DACA expira en los próximos meses, los empleadores y las escuelas tendrán que decidir qué hacer a continuación con los afectados.

Los abogados de inmigración dicen que habrá opciones, ya que hay otras visas que podrían ser utilizadas.

“Lo creas o no, un número significativo de estos niños pueden calificar para otro tipo de visado, si es necesario ir por esa ruta”, aseguró Leon Fresco, un socio de Holland & Knight que una vez dirigió el litigio de inmigración en el Departamento de Justicia.

“Existen maneras en que los abogados que tienen buenas relaciones con el gobierno puedan trasladar a los niños de DACA a visas de no-inmigrantes u otros estados legales, asumiendo que tienen las características legales de calificación”, explicó.

Una opción sería el cambio a una visa de estudiante. Una vez que se graduaran, de acuerdo con Fresco, la persona podría pasar a una visa H-1B, que se da a los trabajadores especializados.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios