Provoca corrupción e impunidad mal uso de suelo: Charrez

277
corrupción e impunidad,Charrez

Ciudad de México.- Al hacer uso de la máxima tribuna de la nación, el diputado federal por Morena Cipriano Charrez Pedraza apuntó que el mal uso de los suelos en México provoca su desgaste y que se vaya contaminando por diversas actividades como la minería, por ejemplo, que son tolerados incluso por gobiernos estatales como Hidalgo, que sufre de corrupción e impunidad para que así sea.

“Esos fenómenos no solo son ignorados, sino que pareciera que son tolerados y aún alentados por la autoridad federal y los gobiernos estatales, como en el estado de Hidalgo, por citar alguno, que permite la contaminación de los suelos, merced a un entramado de corrupción e impunidad.

“Y no cabe otra explicación. En todo el país no existe un solo reducto de suelo que no sufra eventos donde la peor parte la llevan las comunidades propietarias originales de la riqueza”, afirmó el diputado por Morena.

Al presentar el legislador por Ixmiquilpan la Ley General de Uso Sustentable y Conservación del Suelo, y al aplicarse las medidas al respecto, indicó que habrá de dar prioridad a los estados con mayor problema y recuperar de esa forma la fertilidad y así aumentar la productividad y producción agrícola, pecuaria y forestal.

“La Ley General de Uso Sustentable y Conservación del Suelo que someto a esta soberanía republicana tiene como objetivo central aplicar un marco legal para que el Estado Mexicano implemente una política pública, que propicie un uso adecuado de los suelos y se desarrollen prácticas culturales, vegetativas y mecánicas que mejoren los que tienen algún grado y tipo de degradación o erosión, ya que se afectan la productividad y producción agropecuaria y forestal, así como otras implicaciones ambientales y socio económicas”, indicó en la máxima tribuna de San Lázaro el legislador Charrez Pedraza.

Declaró que es urgente establecer un Programa nacional de suelos, ya que ese aporta diversos servicios para la sociedad, algunos son, por ejemplo, los siguientes: “Permite producir biomasa que captura CO2 (dióxido de carbono) y coadyuva a reducir el cambio climático; es sostén para producir alimentos para la población humana y la fauna herbívora importante en las cadenas tróficas y ciclos biogeoquímicos; es ambiente para retener agua que aprovecha la flora, y de la infiltración para recargar acuíferos; es el nicho de una amplia gama de microorganismos y biota que ayuda a formar suelos, a la disponibilidad de nutrientes y agua, y en la fertilidad y productividad de los mismos, entre otros bienes y servicios ambientales”.

En su exposición de motivos, Charrez Pedraza sostuvo que el suelo es un recurso natural que contiene agua y elementos nutritivos que los seres vivos utilizan. Agregó que es vital, ya que el ser humano depende de él para la producción de alimentos y obtención de recursos para sobrevivir. En él se apoyan y nutren las plantas en su crecimiento y se condiciona todo el desarrollo del ecosistema.

Dijo, además, que los problemas más comunes en relación al suelo tienen que ver con las actividades de las personas. La erosión, la desertificación, la contaminación, la compactación, el avance de las ciudades y urbanización, y la pérdida de fertilidad se encuentran entre los problemas más graves que afectan hoy a los suelos.

“Sin embargo, las consecuencias de la erosión de suelos van más allá de efectos naturales que provocan este fenómeno. La erosión de suelos puede ser ocasionada por otras actividades, la industria, la minería, la agricultura y el pastoreo mal practicados; y la recuperación de los suelos suele ser muy costosa y lenta”, expresó el diputado morenista.

Algunas estimaciones prevén que el costo de la erosión de suelos en México puede superar los mil millones de dólares, o bien, el equivalente de 38.3 a 54.5 dólares por hectárea por pérdida de rendimiento y nutrientes que deben ser reemplazados por fertilizantes, lo cual constituye de 37 a 52 por ciento del presupuesto que recibe cada agricultor de Proagro productivo.

“Esta situación es especialmente grave al considerar que hace 14 años se estimaba que la degradación de suelos afectaba 71 por ciento del territorio nacional, ahora ya es del 80 por ciento”, reveló el legislador del Movimiento Regeneración Nacional.

Se estima que de los suelos, 142 millones de hectáreas se encuentran en procesos de degradación física, química y biológica, y que cada año se degradan 1.4 millones de hectáreas.

“Hay estados de la República que tienen problemas graves de erosión y degradación edáfica, indican que el promedio es de 48 por ciento de su área estatal, pero hay entidades que están por encima de dicho promedio tales como Tlaxcala (73.9%), Yucatán (71.3%), Tabasco (70.5%), Chihuahua (67.3%) y el Distrito Federal (64.5%)”, concluyó.

Comentarios