Veracruz.- Cuatro personas murieron ayer a causa de la explosión de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) provocada por una toma clandestina en el oriental estado de Veracruz, informaron autoridades locales.
Los informes oficiales señalaron que la explosión ocurrió ayer en la mañana en el municipio Tierra Blanca, en los límites entre Veracruz y Oaxaca. Integrantes de la delincuencia organizada dedicados al robo de hidrocarburo intentaron extraer combustible de un ducto de Pemex que atraviesa las localidades Cerritos y Mata Planta, pero generaron una fuga que se salió de control.
Los delincuentes abandonaron la zona, pero dejaron la fuga, y cuando pasó por el lugar un automóvil particular sobrevino la explosión. Los cuatro ocupantes del vehículo perecieron y la bola de fuego alcanzo áreas de cultivo.
Elementos del Ejército acordonaron la zona y personal contra incendios de Pemex y bomberos de las localidades cercanas acudieron para sofocar el fuego en el ducto. Veracruz es el segundo estado a nivel nacional por el número de tomas clandestinas y “ordeña” de combustible de ductos de Pemex.
El presidente del Consejo Nacional de Energía y Petroquímica Horacio Zárate informó que en Veracruz existe un registro de al menos 300 tomas clandestinas en los últimos ocho meses. Indicó que a nivel nacional hay cerca de 4 mil 920, lo que genera una gran pérdida de combustible y de recursos.
El secretario de Hacienda José Antonio Meade declaró el 9 de mayo que el robo de combustible en México genera pérdidas de entre 780 millones de dólares y mil millones de dólares anuales, y en el delito pueden estar involucrados trabajadores de Pemex.
“Es un cálculo difícil de hacer, tiene diferentes vertientes y los cálculos rondan entre los 15 mil y los 20 mil millones de pesos (entre 780 y mil 41 millones de dólares) al año”, apuntó en una entrevista con la cadena Televisa.
El 3 de mayo, cuatro militares y seis civiles perdieron la vida en un enfrentamiento entre pobladores de Palmarito Tochapan, Puebla, y elementos del Ejército, en un operativo para detener a ladrones de combustible, conocidos como huachicoleros.
El secretario de Defensa Nacional de México Salvador Cienfuegos dijo el viernes que el robo de combustibles es un tema “añejo” que deben resolver los gobiernos y que no compete a las Fuerzas Armadas.
Este delito “no es un problema del Ejército ni de las Fuerzas Armadas; es un asunto que deben resolver los gobiernos”, declaró Cienfuegos a periodistas en Tijuana, en el noroccidental estado de Baja California.
Cienfuegos apuntó que el robo de combustible es ya un problema “añejo, pero en crecimiento”, y consideró que “hubo omisiones de algunas autoridades en los estados”.

Dato

Es el segundo estado a nivel nacional por el número de tomas clandestinas y “ordeña” de combustible de ductos

Comentarios