Pachuca.- El año 2018 fue considerado el más violento con más de 33 millones de delitos y una tasa de casi 30 homicidios por cada 100 mil habitantes, una cifra muy cercana a países con conflictos internos graves, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La violencia en México es un tema grave, pero a pesar de ese panorama tan oscuro, para Eric García-López, doctor en psicología clínica, legal y forense por la Universidad Complutense de Madrid, hay esperanza, “una de las razones es el trabajo científico y cultural que realizan las universidades públicas”.

Eric García-López, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), fue invitado a la celebración por los primeros 20 años de la licenciatura en psicología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) e impartió la conferencia magistral “Psicopatología de la violencia en México: el papel del psicólogo ante los retos actuales”, como parte de un programa especial realizado el primero de agosto.

Durante la entrevista en el programa radiofónico “Luciérnaga”, el especialista destacó que el Estado mexicano debió prever esa situación con políticas públicas de intervención y prevención, “y en esa etapa la psicología juega un papel muy importante”.

Cómo afecta a niñas, niños y adolescentes la violencia?

“La estafeta que vamos a entregar a las siguientes generaciones en esta materia es muy grave”, respondió Eric García-López.

A manera de ejemplo destacó el aumento de las separaciones de pareja “donde las y los hijos sufren tristeza, duelo y no lo estamos atendiendo; y es peor para ellos cuando el rompimiento es violento y son utilizados para lastimarse entre los padres”.

Por ello, el doctor Eric García-López, junto con otros especialistas y en colaboración con el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, “elaboramos una guía de evaluación forense para que psicólogos y psicólogas dispongan de un material que les permita hacer evaluaciones basadas en la evidencia y vinculadas al ámbito familiar”.

Gracias al apoyo de una editorial, el documento está disponible de manera gratuita “y servirá para casos de divorcio y violencia familiar; está dirigido a jueces, magistrados, psicólogos, tomadores de decisones y generadores de políticas públicas”.

¿Cómo impactará la violencia a futuras generaciones?

Hay varios aspectos preocupantes, indicó el experto en psicopatología de la violencia, “uno de ellos, la eclosión de trastornos, por ejemplo tipo paranoide. Es decir, nos estamos adaptando a la violencia. Por ejemplo, hace 20 años cuando llamaban por teléfono a nuestra casa, decías la verdad: ‘No está mi papá’; hoy en día ves un número que no conoces y reaccionas de manera preocupante y disfuncional”.

Destacó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que para 2020 la depresión será la segunda causa de baja en el mundo. “Bajo las actuales condiciones de violencia, se sumarán otros trastornos como ansiedad y el estrés postraumático”.

Violencia, un asunto de salud pública

Para Eric García-López, la violencia debe verse también como un asunto de salud pública, no estrictamente político. Al respecto, otro sector preocupante para el especialista son los jóvenes.

“Junto con investigadores de Holanda, España, Venezuela y México, creamos un instrumento para medir la victimización en el noviazgo, porque es importante prevenir la violencia a edades tempranas, entre los 13 y 14 años, y su aplicación arroja información para peritos psicólogos y peritos en trabajo social”.

El instrumento fue publicado en 2015 en una revista de Inglaterra, “hay que destacar que es responsabilidad de las universidades generar insumos para responder a necesidades sociales, como es la normalización de la violencia, especialmente entre las adolescentes”.

La red de investigadores reconoce que un instrumento por sí solo no es suficiente, “por eso estamos construyendo una bateria de recursos que nos permita contar con evidencias para la construcción de políticas públicas basado en indicadores”.

Cultura y ciencia vs violencia

“En Oaxaca, donde hay altos índices de pobreza extrema y marginación, los delitos no son tan altos como en otras entidades con mejor situación económica.”

Lo anterior responde a que “la cultura indígena aporta en la contención de la violencia gracias al conocimiento ancestral y a la identidad colectiva. En cambio, en ciudades con población flotante, como Tijuana, los indicadores de delitos son muy altos porque no hay cohesión cultural entre los habitantes”.

Eric García-López

Es doctor en psicología clínica, legal y forense por la Universidad Complutense de Madrid.

Realizó un postdoctorado en evolución y cognición humana en el Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos de la Universitart de les Illes Balears, en España.

Tiene grado académico del doctorado en neurociencia. Máster en psicología clínica, legal y forense por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en necesidades y derechos de la infancia por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) y la Universidad Autónoma de Madrid; además de un diplomado en derechos humanos por la Cátedra UNESCO de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Como investigador colabora en la Facultad de Medicina de la UNAM y en el Inacipe.

Sus líneas de investigación son: psicopatología forense, neuroderecho, victimología, justicia restaurativa y justicia terapéutica.

Es autor de cinco libros, entre ellos, Psicopatología forense. Comportamiento humano y tribunales de justicia y Mediación, perspectivas desde la psicología jurídica, ambos editados en México y Colombia; y Fundamentos de psicología jurídica y forense, por la Universidad de Oxford.

Cuenta con publicaciones en colaboración con la doctora Feggy Ostrosky, destacada investigadora en el campo de las neurociencias de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Es autor de casi 70 artículos científicos de impacto internacional.

Actualmente trabaja en el proyecto “Psicopatología de la violencia” con los institutos nacionales de psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” y neurología y neurocirugía “Manuel Velasco Suárez”.

Vinculación con la UAEH

Eric García-López participó en la creación de la maestría en psicopatología forense en el sistema de justicia, en el Inacipe. Al respecto dijo que “es importante vincularnos institucionalmente con la UAEH, porque en el área de psicología tienen un capital humano valioso”.

La importancia de ese posgrado es “que el sistema de justicia en el país tiene déficit en peritajes y en el caso de psicología no tenemos herramientas
de evaluación de uso forense”.
Concluyó diciendo que “necesitamos ciencia en la procuración de justicia, es una urgencia”.

Comentarios