Publican mapeo de arte urbano

373
arte

REBECA PÉREZ VEGA /
AGENCIA REFORMA
Guadalajara

Las paredes dejaron de ser arbitrariamente blancas o grises para pintarse de muchos colores. Con la labor de los artistas urbanos de México, el paisaje se ha vuelto una explosión de creatividad, entre mensajes polisémicos y trazos contemporáneos que iluminan la mirada.
Los murales urbanos han cambiado la fisonomía de las ciudades para establecer un nuevo contacto a partir de las formas múltiples, desde la anatomía animal, las líneas geométricas, hasta las evocaciones a la cultura popular.
Todo ello está contenido en el libro Muros somos, que recapitula la trayectoria de 20 artistas y colectivos del país, que se han dedicado a pincelar las paredes de múltiples motivos, desde Baja California hasta Quintana Roo.
La autora del libro Cynthia Arvide emprendió la aventura de analizar qué artistas o colectivos han dejado huella en los muros de México para documentar y registrar su historia, pero también su obra que, en la mayoría de los casos, es efímera.
Aunque hay registro de sus murales en Internet, en distintos blogs especializados y en redes sociales, no había una publicación que posibilitara tener un registro físico del trabajo de los creadores para conocer sus motivaciones para tomar las calles por asalto.
“Tenemos la referencia del gran muralismo mexicano que de pronto se terminó, fue un gran periodo artístico en la historia de México, pero ahora estamos viviendo otro movimiento que es global; los artistas mexicanos usan el espacio público para conectar con la gente, para ofrecer propuestas y expresiones, dejar mensajes, discursos”, relató.
En este libro, editado por el sello independiente La Cifra y financiado por 250 patrocinadores gracias a la plataforma de Kickstarter, reúne el trabajo de Alegría del Prado, Chachachá, Cix, Diego Zelaya, Fusca, Germen, Jesús Benítez, Jorge Tellaeche, Lesuperdemon, Libre, Minoz, Neuzz, Norte, Paola Delfín, Rod Villa, Saner, Sego, Seher One, Smithe y Spaik.
Todos son artistas que se dedican exclusivamente al arte urbano, que han realizado obras en el extranjero y viven de su trabajo en las calles. El de Jalisco es Alegría del Prado, un colectivo integrado por el tonalteca Octavio Macías y la española Ester González del Prado.
“En Guadalajara y la zona del Bajío hay un movimiento, lo hay también en el norte del país, pero la zona de la Ciudad de México es un centro neurálgico, los artistas de todos lados llegan a esa latitud.
“Alegría del Prado es de Tonalá, ellos se conocieron en la Universidad de Guadalajara, ahí empezaron a pintar, después viajaron a España y estuvieron un buen tiempo trabajando allá, ahora están en Guadalajara que es una ciudad con mucho movimiento”, resaltó Arvide.
Es una primera edición, pero la idea es seguir con ese ejercicio. Hay muchos artistas por explorar, un libro no es suficiente para todo lo que ocurre en el país, es un proyecto a largo plazo y la idea es hacer un volumen a corto plazo.
“Hay mucho interés, la gente ha respondido muy bien en Kickstarter, también quiero hacer un proyecto digital, para saber dónde están los artistas urbanos mexicanos, para que sepamos dónde están, dónde están trabajando y los podamos seguir”, relató la cronista.
En Guadalajara el libro puede adquirirse en La Elegante Vagancia, Gandhi, Porrúa y el Fondo de Cultura Económica, con un precio de 172 pesos.

Comentarios