Puede darse mejor uso a recursos sin faltar a legalidad: PES

156
pes

 

Redacción / Pachuca
Todo llamado a cambiar el esquema de financiamiento público a los partidos políticos y que no pase por una reforma a la Constitución, por más noble que pareciere, es demagogia. Para ello, la bancada de Encuentro Social planteó una propuesta en tiempo y forma, pero la falta de voluntad política de los grupos parlamentarios la atoró.
Así lo afirmó el diputado federal Alejandro González Murillo, coordinador de los legisladores federales del Partido Encuentro Social (PES). Ante la propuesta que hicieron líderes de otros grupos políticos, sobre destinar parte del financiamiento público a partidos para labores de ayuda humanitaria que mitiguen los estragos de sismos y huracanes, González Murillo explicó que siempre debe considerarse la legalidad y constitucionalidad de los actos que realicen las instituciones. “Si el líder de alguna fuerza política hace gala de su desconocimiento y desprecio por las leyes y las instituciones, allá él. Lo que no es correcto es exhibir oportunismo político y engañar a las personas. Llamar a inobservar la legalidad no debería ser tan rentable políticamente”, precisó.
Sin embargo, lo anterior no significa que no existan maneras legales de modificar el destino de los recursos del financiamiento, alternativas dentro del marco del Estado de Derecho. “La bancada a mi cargo hace casi un año propuso cero pesos del erario público para los partidos”, recordó.
“Nuestro origen y vocación ciudadanas nos hicieron recoger la indignación ética de la población ante el dispendio de recursos destinados a los partidos que hoy, ante la tragedia humana, se vuelve más ofensivo”, explicó.
El 26 de septiembre de 2016, el PES hizo una propuesta para eliminar de tajo el financiamiento, con dinero público, a los partidos políticos, cuestión que “hoy día tanto indigna justamente a la ciudadanía”.
No obstante, la propuesta terminó en la congeladora de la comisión de puntos constitucionales de la Cámara de Diputados, refirió González Murillo.

Comentarios