Puente al futuro

135
Eduardo Cerecedo Sáenz

Si bien se considera que la educación es un puente hacia el futuro, debido a que las tendencias contemporáneas mundiales fortalecen cada vez más esa idea de apoyarla en su autonomía e institucionalidad por los grandes beneficios que aporta.
Pero existen factores comunes que pareciera que tienen solo las universidades más importantes de clase mundial, quienes educan con base en unidad, justicia y trabajo continuo, forjando grupos de investigación y estimulándolos, dándole la importancia que merece al desarrollo científico tecnológico, generando proyectos y privilegiando el trabajo en equipo en torno a problemas que deben solucionarse, avanzando con visión, compromiso y trabajo. Porque si enseñamos a los estudiantes actuales igual como a los de ayer, les negamos el mañana y los condenamos a vivir en el pasado. Si no se valora el emprendimiento, la curiosidad, la crítica, muchos claves del futuro serán estériles si no se desarrollan las habilidades en las personas y comunidades.
Por ello, un desarrollo genuino involucra mejorar la confianza en el sistema de educación superior para que tenga un marco de referencia fuerte que fomente un proceso de mejora continua, y es precisamente ese trabajo continuo, “cultivando el jardín”, lo que distingue a nuestra máxima casa de estudios y que la llevó al refrendo este año de su bien ganado reconocimiento Quacquarelli Symonds (QS Stars), porque los excelentes resultados obtenidos por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) son motivo de orgullo, que la posicionó como una de las mejores instituciones de México y América Latina.
“Cultivar el jardín” es un trabajo constante, cuyos frutos son los servicios socialmente relevantes, apoyando la formación de muchos profesionistas hidalguenses que sin una universidad pública fuerte no habrían podido continuar sus estudios.
Asimismo, en este mundo contemporáneo cada vez más complejo, no podemos perder la esperanza, porque tenemos un apoyo inconmensurable que es la universidad, que es el puente al futuro, como es el caso de la UAEH, puente con su poder benéfico en la formación personal de nuestra juventud talentosa por medio de la docencia, la investigación, la extensión de la cultura y los servicios, que trabaja para bien en la construcción de un mejor país, generando tecnología y diseminando bienestar con obras maravillosas de la creatividad al servicio de la humanidad.
Por ello, causa beneplácito el trabajo constante de nuestra máxima casa de estudios y de su Patronato Universitario en su contribución permanente a toda actividad tendiente a la calidad y mejoramiento de la educación, tendiendo puentes al futuro.

Comentarios