Muchas operaciones realiza el destino para que dos personas se encuentren, así 21 gramos es una metáfora de todas esas acciones circunstanciales que vive un individuo hasta llegar a un fin. Esa película de 2003, escrita por Guillermo Arriaga y dirigida por Alejandro González Iñárritu, con las actuaciones de Sean Penn, Naomi Watts, Benicio del Toro y Charlotte Gainsbourg, habla de una cualidad del ser humano “el vicio por el sentimiento de culpa”.

Así, la presentación de todos los personajes son a partir de un vicio específico, Paul, (Sean Penn) el fumador moribundo; Cristina (Naomi Watts), la madre alcohólica rehabilitada; Jack (Benicio del Toro), un fanático religioso con un pasado delictivo, y Mary (Charlotte Gainsbourg), la codependiente emocional.

Esos cuatro personajes se ven unidos por un accidente que arrebata todo a Cristina y le devuelve la vida al fumador; gracias a ese evento desafortunado se desata el encuentro amoroso entre dos personas. Para definir esa acción, Guillermo Arriaga cita parte de un poema del escritor Eugenio Montejo: “La Tierra giró para acercarnos el uno al otro. Giró sobre sí misma y adentro de nosotros hasta que por fin nos juntó en este sueño”.

Una película no lineal, llena de metáforas en donde la historia está tejida por temas, circunstancias y significados, más no por la cronología. Quiero decir que ese filme viaja por todos los tiempos, pasado, presente y futuro, en donde lo más importante es el significado de los sucesos y no el suceso en sí mismo.

Por lo tanto, habría que pensar cuál es el significado de 21 gramos. Dice Paul: “Los números son una puerta escondida para comprender un misterio que es mucho más grande que nosotros… la forma en que dos desconocidos se conocen”. Y con todo el misterio que encierra la emoción de un encuentro, esos seres humanos no pueden dejar de sentir culpa, la culpa por un acontecimiento que los hace felices.

Aunque podríamos pensar que es una película melodramática y finalmente esperanzadora, considero que la relevancia de los temas planteados es la no moralización del vicio. Ante un evento desafortunado, el ser humano tiene que sujetarse a ese para poder sobrellevar su situación.

El bienestar está asignado por una idea que nos mantiene vivos; quién dice que un vicio no es una forma de mantener estable a una persona despojada de su felicidad.

¿Qué es un vicio?, ¿una acepción moral o un instrumento de supervivencia?
Casi como chiste, los realizadores de esa dura película hacen una escena sobre un padre fumando mariguana afuera de su casa, pero regresando por fin con su familia.

¿Cuál es la frontera entre un buen o un mal ser humano?, ¿cómo ser un buen padre cuando el mismo destino reafirma que no es posible?
“21 gramos, el peso de cinco monedas de cinco centavos, el peso de un colibrí, una tableta de chocolate.”

¿Qué es 21 gramos, la culpa o el alma?

alma

Comentarios