AITOR BG
Barcelona

En el sexo no hay que dar nada por supuesto, ya que es muy fácil hacerlo, pero a la hora de conocer realmente nuestra sexualidad, pocas personas pueden considerarse expertas en el tema.
Por eso hoy quiero hablar un poco sobre el himen. Al leer el título de la entrada, ¿qué contestaste? No fallaría si dijese que más de la mitad de las personas a las que pidas que digan una palabra relacionada con himen dirían virginidad. Así que por eso he decidido escribir esta entrada para dejar las cosas claras y desvincular estas dos palabras, ya que el himen no tiene nada que ver con la virginidad.
Para empezar, vamos a ver lo que es el himen y después tocaremos temas relacionados.

¿Qué es el himen?

El himen es una membrana que está a uno o dos centímetros de la entrada de la vagina. Es distinto en cada mujer y en general son básicamente capas más o menos replegadas de tejido mucoso, de color rosado, casi transparente. Puede ser más grueso y de color más pálido o blanquecino, y en la gran mayoría de los casos es elástico.

¿Qué pasa si mi himen está completamente cerrado?

Es raro, pero puede darse el caso de que una mujer tenga el himen completamente cerrado.
En tal caso será necesario hacer una visita al ginecólogo para realizar un pequeño procedimiento de apertura que permita que el fluido menstrual salga, para poder usar tampones y para mantener relaciones sexuales.

¿Qué significa la palabra himen?

Himen proviene del latín hymen y este del griego ὑμήν, que significa membrana y por tanto no tiene vinculación alguna con la virginidad. Según el diccionario de la RAE, se trata de un repliegue membranoso que reduce el orificio externo de la vagina mientras conserva su integridad.
Pero en otros idiomas, como por ejemplo en sueco, se emplea la palabra mödomshinna para referirse al himen, lo cual se traduce literalmente como “membrana de la virginidad”. Obviamente este término sí tiene connotaciones erróneas y por eso la Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU) ha lanzado una propuesta para cambiar el hombre al himen por corona vaginal.

¿Tener el himen intacto significa ser virgen?

Como dije desde el principio: no. En ocasiones, el himen suele llegar intacto a la primera relación sexual, pero puede romperse en cualquier momento, o incluso podría haber penetración y que el himen no llegue a romperse. Por lo que nada tiene que ver con la virginidad.
El himen puede romperse corriendo, haciendo gimnasia, estiramientos, cualquier movimiento brusco o incluso durante la masturbación.

Curiosidades

Como curiosidad me gustaría hablar un poco sobre un extraño y absurdo artículo, pero que ha tenido mucha popularidad en algunas partes… el himen artificial. Sí, leíste bien, se trata de una especie de sobrecito muy delicado que se coloca en el interior de la vagina, y con la penetración se rompe expulsando una pequeña cantidad de fluido similar a la sangre.
Pero cuidado, si alguien está pensando en importar ese producto para comercializarlo en países islámicos, que tenga en cuenta que el experto profesor egipcio Abdul Mouti Bayoumi, de la prestigiosa al-Azhar University, declaró que, según la ley islámica, todo aquel que introduzca en el país ese “reparador del himen” tiene que ser condenado a muerte.

Dando y Dando,
revista de sexualidad, se complace en invitarte a la presentación de su primer número impreso. Acompáñanos a hacer historia en esta bella ciudad, en donde estamos decididos a lograr que “Lo prohibido, esté de moda”. La cita es hoy a las 19 horas en Artiguo Café, calle Francisco Lorenzana, 401, colonia Morelos… No faltes, será un honor contar con tu presencia

No votes yet.
Please wait...

Comentarios