Los científicos identificaron cinco virus designados por las letras A, B, C, D y E

Pachuca.- La hepatitis es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), cirrosis o cáncer de hígado.

Los virus de la hepatitis son la causa más frecuente de la afección, que también puede deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunitarias.

La hepatitis A y E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las del tipo B, C y D se producen habitualmente por el contacto con humores corporales infectados.

Son formas comunes de transmisión de estos últimos tipos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en donde ocupan equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión puede ser de la madre al bebé en el parto o de un miembro de la familia al niño, además del contacto sexual.

La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Los científicos identificaron cinco virus de la hepatitis designados por las letras A, B, C, D y E. Todos causan enfermedades hepáticas, pero se distinguen por varios rasgos importantes.

Las hepatitis A o B pueden curarse sin tratamiento médico, y hay diversos fármacos para controlar la del tipo C.

Para prevenir un contagio de esa enfermedad debe cuidarse la higiene, no compartir agujas y mantener relaciones sexuales con protección, entre otras medidas.

  • Síntomas
    La infección aguda puede acompañarse de pocas sintomatologías o de ninguna; también puede producir manifestaciones como la ictericia, orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal

Comentarios