Asesinados con saña inaudita, el pasado lunes fueron encontrados los cuerpos de dos personas al interior de un tambo, un recipiente que nos recuerda la historia de Santiago Meza López, un albañil cuyo trabajo era deshacerse de cadávares que le llevaban sicarios al servicio del cártel de los Arellano Félix, en Tijuana, durante la primera década del siglo XXI. Para desaparecer evidencias, Meza López utilizaba una tina donde disolvía a los cuerpos utilizando sosa cáustica y agua hirviendo. Ese método, para eliminar los cuerpos, se conoció después de manera coloquial como “pozolear”. Pues bien, esa forma macabra de desaparecer cadáveres es parecida a lo que vimos en la colonia La Loma, en nuestra capital del estado. Y en ese contexto, ayer familiares de dos desaparecidos el pasado 10 de agosto acudieron a verificar si los cuerpos encontrados en el tambo de La Loma eran los de sus seres queridos y confirmaron que sí, se trataba de ellos. Los cuerpos pertenecen a padre e hijo desaparecidos a quienes se les vio por última vez antes de irse a hacer un trabajo de albañilería en la localidad de Azoyatla, en Mineral de la Reforma. ¿Qué historia hay detrás de ese doble asesinato? ¿Por qué un niño de 13 años desaparece en compañía de su padre cuando se dirige a trabajar a una comunidad aparentemente tranquila de Mineral de la Reforma? Las autoridades están obligadas a resolver ese doble homicidio que debe alarmarnos por sus características y porque se trata de casos cada vez más comúnes en nuestra entidad. No es posible que las autoridades encargadas de la seguridad pública y de la procuración de justicia sigan escudándose en la frase de que son hechos aislados: se trata de una ofensa para las familias de las víctimas. De filón. La detención del dirigente estatal del Partido del Trabajo (PT) Arturo Aparicio Barrios por presuntamente golpear a su expareja la noche del lunes, es un recordatorio de que la violencia contra las mujeres es un problema enraizado profundamente en nuestra sociedad y que alcanza a quienes se supone deberían combatirla por la trinchera ideológica en que se encuentran. Un total sinsentido que seguramente será el principio del fin de la carrera política del eterno líder del PT en Hidalgo.

Comentarios