Inicio Especiales Algarabía ¿QUÉ ONDA CON EL BURKA?

¿QUÉ ONDA CON EL BURKA?

332

Cuando pensamos en el burka, solemos asociarlo con misoginia, intransigencia y con la exclusión que sufre la mujer oriental de los cargos públicos. Para entender esa costumbre, debemos conocer un poco el trasfondo social, cultural y religioso de las regiones donde su uso es común.

Antes que todo, hay que aclarar que el término burka –o burqa– puede designar dos prendas de vestir usadas por las mujeres en los países árabes como una manifestación del Hiyab: la primera es un velo que se ata a la cabeza –sobre un cobertor– y que oculta con un enmallado para que la mujer pueda “ver” a través de él; otro tipo, llamado chador o burka afgano, cubre el cuerpo y la cara por completo –ese fue obligatorio en Afganistán bajo el mandato de los talibanes–.

Su uso obedece a algunas menciones que se hacen en el Corán, en las cuales se insta a las fieles a “pedir algo detrás de un velo”, a que “ciñan sus velos”, que “no muestren sus adornos más que lo que se ve” y oculten el pecho con sus velos.

El atuendo tradicional femenino en las culturas islámicas incluye cubrirse la cabeza de distintos modos, lo cual también es característico de la vestimenta masculina y de otros atuendos tradicionales cristianos, judíos o hindúes. Esa costumbre, en contra de lo que se suele pensar, no es una idea reciente ni exclusiva de los pueblos arabófonos o islámicos; de hecho, en muchas partes del mundo las mujeres tienen por costumbre cubrir la mayor parte de su cuerpo, incluida la cabeza, por argumentos paralelos a los esgrimidos por los musulmanes.

Ahora bien, a finales del siglo XIX, se desarrolló un fenómeno en el mundo islámico, conocido como nahda o “renacimiento”, que supuso una mirada hacia Occidente –en concreto a Europa y sus valores ilustrados– y hacia el glorioso pasado de la civilización araboislámica: desde entonces se empiezan a cuestionar determinados aspectos del Hiyab, e inevitablemente la tradición femenina de cubrirse la cabeza y, sobre todo, el rostro.

Sin embargo, en los últimos años, esas prendas se han considerado un símbolo de la exclusión femenina y la no participación de las mujeres en los asuntos políticos. Como exponen algunas autoras musulmanas –entre ellas Huda Sha’arawi, la madre del feminismo árabe–, el ocultamiento del cuerpo femenino no procede, tanto de las prescripciones sagradas como de una interpretación rigorista y descontextualizada de las mismas, hecha por los hombres. Seguramente sabe lo que dice.

¿Que pez?

En los océanos está el origen de la vida de nuestro planeta donde viven 85 por ciento de las especies del planeta y que ocupa tres cuartas partes de la superficie terrestre.

¿Qué pez? Sanidad, inocuidad, acuacultura y pesca en México no solo es un compendio de información sobre la situación pesquera en nuestro país, es también un viaje para conocer el misterioso mundo marino. ¿Está listo para zarpar?

Comentarios