Hoy que celebras tu cumpleaños, quiero celebrar contigo este día que naciste y nada mejor que compartirte lo memorable que eres en mi vida, la forma en que tus historias me delatan, las sensaciones compartidas al descubrirme en tu discurso, las coincidencias en nuestra forma de sentir la vida, la inspiración que me provocas para intentar yo también escribir y aproximarme a la literatura.
Si me vieras ahorita, he amontonado en mi escritorio todos los libros tuyos que he leído, siempre hay una página donde subrayé alguna oración, un personaje femenino que no olvido, narraciones que vuelven a atraparme, tu estilo que tanto admiro.
Te descubrí cuando ya eras la escritora de gran prestigio, lo primero que me atrapó fue saber que eres periodista. Desde siempre has escrito en el periódico español que siempre ponía de ejemplo en mis clases de periodismo y literatura: El País.
Recuerdo muy bien la primera vez que me topé contigo, el título me atrapó de inmediato, seguramente porque tenía mucho que ver conmigo misma: “La loca de la casa”. Sigo siendo calificada de esa manera en mi familia, pero cada vez que te releo me da tanto orgullo identificarme siempre, sentirte cómplice, palpar la forma en que delatas tu amor por la imaginación, pero sobre todo la manera en que detallas tu relación con el discurso literario, tan apasionada pero siempre respetando esa frágil franja entre la vida propia y la imaginación cuando decides escribir un texto.
Fue así como empecé a comprar cada libro escrito por ti. Cada uno tiene que ver con momentos, con pasados y futuros, con mentiras verdaderas, con autobiografías llenas de imaginación, con relatos de vida tan reveladores: Crónica del desamor, Bella y oscura, El corazón de tártaro y Te trataré como una reina.
Por supuesto, algunas de tus obras se han vuelto mis preferidas, manuales de lo que puedo sentir, advertencias de algunos miedos, revelaciones de muchos sueños. La hija del caníbal cada vez se aproxima más a lo que soy ahora y me encanta. Me da tanta fuerza, me hace sonreír traviesa, me hace palpar esa esperanza lúdica de lo que viene y de lo que falta.
Recuerdo una noche en soledad, en una ciudad desconocida, donde no quise dormir porque me atrapaste con esa emotiva historia La ridícula idea de no volverte a ver. Y en estas recientes vacaciones, otra vez te hiciste mi aliada, mi amiga, mi espejo cuando disfruté cada página de La carne.
Me fascina cuando haces biografías, la forma en que investigas y lo mucho que cuidas que cada dato esté bien sustentado. El trabajo periodístico que hiciste en torno a cuatro dictadores y las mujeres que amaron fue admirable. Es tan maravilloso que siempre seas periodista y escritora, escritora y periodista.
Tu generosidad quedó más latente que nunca cuando presentaste Escribe con Rosa Montero, donde nos invitas a jugar con las palabras, a disfrutar, a volar, a imaginar. Por eso, mi querida escritora, hoy celebro que cumplas un año más, que sigas en mis libreros, que siempre me resulte fascinante leerte, que me guíes e inspires. Feliz cumple, querida Rosa Montero.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorYa viene lo mejor
Artículo siguienteGasolinazo y tortillazo 2018, guerra de precios y declaraciones

Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.