Queridos Reyes Magos:
Espero que se encuentren bien, estoy segura que podrán entregar todos los regalos pues su caballo, el elefante y el camello que utilizan para desplazarse por el mundo no requieren gasolina, eso es bueno porque agua y pastura hay por todos lados. Ahora celebro que ustedes, manteniendo la tradición, han escapado de la adquisición de un vehículo automotor, ya saben, esas cosas que se presentan con colores muy atractivos y novedosos diseños año con año, solo que la mayoría de esos vehículos tienen un pequeño defecto, se mueven a base de combustión de combustibles fósiles; esto último no debería ser un problema pero en este momento los precios de los combustibles son muy altos o simplemente los expendios están cerrados.
Con la certeza que sus animalitos de transporte harán sus recorrido sin ningún problema, solo me preocupa que los bloqueos puestos en puntos estratégicos no los reconozcan e impidan su paso, por ello les sugiero que traigan sus credenciales de identificación, además se hagan acompañar de medios de comunicación, eso para documentar su tránsito por el mundo entregando regalos y para evitar que algún oportunista, bandido de ocasión o profesionales del disturbio realicen actos u omisiones en contra de los Reyes Magos o en agravio de las personas que esperan ansiosas sus regalos.
Este 2017, con sus respectivas alzas en los precios de productos básicos y servicios públicos hacen indispensable que todos los hogares con ingresos mínimos reciban sus regalos, en ese grupo también están incorporándose los hogares con ingresos medios, pues aunque tienen un ingreso seguro producto de un trabajo más o menos permanente, el poder adquisitivo de sus salarios cada vez está más reducido. Queridos Reyes Magos, si ponen atención, podrán observar que es mayor el número de personas que buscan ofertas o ventas de liquidación, también resulta más común el uso de tarjetas de crédito, por lo cual, queridos Reyes, les pido que hagan un esfuerzo por entregar las peticiones de abundancia de salud y alimentos.
Ya se que no es común pedir salud y alimentos como regalos de Reyes Magos, solo que ahora, con el proceso de envejecimiento de la población mexicana y los primeros lugares tenidos en diabetes y obesidad hacen que la buena salud sea un bien deseado. Lo mismo con los alimentos, porque el alza en el salario mínimo no logrará cubrir el costo de productos cuyo precio también está siendo afectado por el alza de combustibles.
Queridos Reyes Magos, sé que las crisis obligan a la reflexión y la necesaria revisión de lo que se ha hecho mal, en mi país muchas cosas deben revisarse, por eso les pido como regalo que las personas que toman decisiones que afectan la vida de millones de personas en México, tengan la inteligencia de corregir sus acciones, la crisis no solo es producto de los resultados de las elecciones en Estados Unidos, la culpa radica en las malas decisiones de los dirigentes mexicanos, en ellos los colores que visten no marcan diferencias sobre su lógica y ética de gobierno.
Queridos Reyes Magos, también les pido que nos regresen nuestra capacidad organizativa para manifestarnos ante la omisión o injusticias que afectan a los demás y a nosotros mismos, pido que en esas manifestaciones de descontento se incida en los intereses de los grandes capitalistas y políticos de este país y no en los ciudadanos de a pie, aquellos que no tienen helicóptero para trasladarse de un lugar a otro y también carecen de aviones privados para transportarse en la compra de sus bienes básicos.
Finalmente, queridos Reyes Magos, les deseo que regresen con bien a sus hogares, pues ya saben que en México el número de personas desaparecidas también está en aumento, aún tengo muchas peticiones pero prefiero ser modesta en mis deseos, pues sospecho que también ustedes están enfrentando recortes presupuestales, otra cosa sería si fueran diputados, magistrados del Poder Judicial o consejeros del Instituto Nacional Electoral.

Comentarios