¿Quién cuida a los que cuidan el ambiente?

539
entrevista

Pachuca.-

Jonathan Job, de Biofutura, habló sobre el panorama que enfrentan los ambientalistas en Hidalgo.
Jacala, Acaxochitlán y la Huasteca hidalguense son regiones complejas para el activismo ambiental, ya que existe intimidación; mientras en otras regiones como Tizayuca y Epazoyucan existen grupos organizados que defienden el cuidado ambiental ante empresas transnacionales.

¿Cuál es el panorama que tiene Hidalgo para los ambientalistas?

“Los temas incluyen intereses muy grandes de mineras o de grandes empresas, de manera particular hay zonas muy focalizadas donde es muy complicado trabajar, como la zona de Acaxochitlán, donde ya hay grupos armados que están talando los bosques de manera ilegal, y también en zonas de la Huasteca.
“De manera particular, en nuestro caso hemos recibido amenazas de diversos grupos y sectores, ya que hemos encabezado luchas importantes en el tema del ambiente, esto se refleja en que la sociedad tiene miedo de participar en estas actividades que abarcan diversos temas como tala ilegal, mineras y pérdida de biodiversidad.”

¿Cómo responden las instituciones?

“Una vez nos denunció Profepa (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente), nos quiso culpar de un delito que no cometimos y eso te habla del grado de persecución de un activista en materia ambiental.
“Sí hay persecución de los activistas. Nosotros apoyamos a las comunidades que estaban contra la Minera Autlán de manganeso, en Molango, y la respuesta de Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales), de Profepa, pues muy intimidante. Eso te habla de que no hay un acercamiento con las organizaciones ni una protección ambiental; y a los ambientalistas, ya sea por organizaciones o comunidades, se les aparta.
“Esto habla de que ellos no están haciendo el trabajo como deberían hacerlo, no son inclusivos, no conocen los temas, son diferentes al desarrollo sustentable y al beneficio de las comunidades.”

¿Qué gobierno tenemos si no permite que la sociedad se incluya en el cuidado del medio ambiente?

“Es una tendencia nacional, es un gobierno represor, porque no tiene otra connotación, digo, es una palabra fuerte, pero es lo que pasa porque no hay esa apertura de escuchar voces y que existan programas de conservación de la biodiversidad.
“Es muy fácil que por ley lleguen las grandes empresas y no tomen en cuenta el desarrollo de las comunidades. Por eso vamos perdiendo todo, incluso los órganos reguladores no son suficientes, por eso no tenemos una idea muy clara de lo que se quiere hacer.
“Tenemos el caso de Los Mármoles, zona boscosa que abarca parte de los municipios de Zimapán, Jacala, Pacula y Nicolás Flores, en donde quieren quitarle la categoría de protección para que 20 mineras canadienses puedan explotar el mármol. Ninguna institución se ha pronunciado en contra de esta recategorización. A la gente no le avisan lo que pasa.”

¿Qué responsabilidad toma la sociedad para proteger la biodiversidad y a los activistas?

“Lo que nos toca es sumarnos a cualquiera de las causas, ya lo hacemos, pero el ritmo en que lo hacemos es muy lento, el ritmo de vida que tenemos no nos permite preguntarnos si están talando los bosques o si están acabando con la fauna. Todavía no comprendemos ese nivel, cómo nos afectaría si no hay armadillos, pumas. Nuestro deber es acercarnos y colaborar desde el gobierno para crear programas para cuidar la biodiversidad. No tenemos ese acercamiento que tiene la naturaleza.
“En el momento que reconozcamos la biodiversidad podremos hacer un cambio.”

¿Qué zonas reconoces como complejas en la entidad?

“Históricamente la región de Acaxochitlán, ya hay grupos organizados que se dedican a la tala ilegal y meten a los activistas a la cárcel, y de alguna manera esa zona ya es muy conocida por eso.
“Tenemos la zona de Jacala y municipios como Huejutla o Yahualica, que se da por los grupos organizados que afectan la biodiversidad y hasta por las autoridades que no tienen conocimiento de los delitos o las actividades.”
El entrevistado narró que en una ocasión fue aprehendido por las autoridades de Actopan. Un acompañante lo ayudó y al introducir un celular de incógnito fue como pudo comunicarse para lograr su libertad.

En el ámbito nacional…

La agencia Reforma publicó que entre julio de 2016 y diciembre de 2017, 28 defensores de derechos ambientales fueron asesinados en el país, según el informe más reciente del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).
Las muertes se registraron en 17 eventos, en los que además falleció un escolta que brindaba protección a la activista Alma Barraza.
En el informe sobre la situación de personas defensoras de los derechos ambientales en México 2017 se detalla que en Oaxaca ocurrieron cuatro de los 17 atentados registrados, mientras que en Veracruz fueron tres.
En Chihuahua, Michoacán y Chiapas ocurrieron dos en cada uno y el resto en Hidalgo, Sonora, Sinaloa y Jalisco.

Jacala, Acaxochitlán y la Huasteca hidalguense son regiones complejas para el activismo ambiental, ya que existe intimidación

Comentarios