El país envuelto en acontecimientos muy serios, que no negativos por sí mismos. El entorno internacional en franca picada en todos los sentidos y en todas partes, el crecimiento del PIB en Alemania para este año será de 1.0 por ciento, para 2017 será de 1.5 por ciento, Francia igual 1.0 por ciento y en 2017 será de 1.8 por ciento, en el mejor de los escenarios; Italia en retroceso, Grecia ni hablar.
No debemos permitir que la gente se queje, azuzada por los mesías de la pseudoizquierda ni por los malditos medios de comunicación –radio y televisión– negativos en todo aspecto y que dicen que todas son malas noticias, de que crecimos de 1.9 a 2 por ciento en 2016 y para 2017 será de 1.8 por ciento, y que eso es muy malo.
Sino por el contrario tratar de entender que en ese aspecto “el horno no está para bollos”, es decir, que no se puede hacer mucho más en ese tema.
Los números son claros, la economía del mundo está casi por entrar en recesión y los mercados muy nerviosos por la incertidumbre del 20 de enero con Trump, por el ¿qué harán?, o ¿qué no?, el hablador presidente electo de la primera economía del mundo, pero que, sin embargo, le debe todo el dinero imaginable que ha pedido prestado a China.
Cómo le hará frente un aprendiz de presidente (como en su programa de TV) que se cree que todo es un juego de reality show, pero de turista, además, porque va de paso, este señor no quería vivir en la Casa Blanca, sino en el “otro cuadrito del tablero”, sí, ahí donde dice Trump Tower, ¡venga ya! Se cree que todo se logra con decir que no a las cosas y luego que siempre sí, es decir, no tiene idea, yo sigo esperando, en su gabinete, a que nombre al que será ¡“presidente de los Estados Unidos”!
Por otro lado, los precios del petróleo siguen por el suelo a 46 dólares por barril, sí, pero amigos míos, estaban a 120 hace un año y medio, no podemos salir de esa en una semana ¿verdad? Bueno pues recordémoslo, no nos dejemos llevar por aquellos que pretenden culpar al gobierno del PRI solo por sus intereses electorales, de verdad, independientemente de todo se han puesto a revisar a qué presidente en la historia reciente de México le ha tocado peor entorno mundial y sucesos fuera de su alcance, que no sea al presidente Peña Nieto, sí, sí, sí, le ha venido a tocar bailar con la más fea y además ni pidió bailar con nadie.
Mexicanos, estimados lectores, no se confundan, no le confiero el valor del arcángel San Gabriel a Peña Nieto, pero tampoco tengamos “la memoria tan corta como las mangas de un chaleco” y sopesemos las cosas, emitamos un juicio sobre lo que ya hayamos leído o nos hayan informado y formado una opinión, cualquiera que esta sea.
Finalmente a quien estaremos pasando a fregar será a nuestro México si no lo hacemos así, no al PRI, ni al PAN (que culpa tiene) y tampoco al PRD (que tiene también lo suyo de responsabilidad) o a Morena (que tiene al Dios de los dioses, santo barón del señorito López, que de tanto obrar, ya se roba hasta el papel de baño). Por favor, pensemos nuestras palabras antes de abrir la boca, como dice el dicho, pensemos en nosotros y nuestros hijos, qué es mejor, cómo les ayudamos, con quién los dejaremos, los que tienen experiencia para afrontar y resolver, con un poco más de tiempo, las cosas para un futuro mejor. Y con un saludo cariñoso deseándoles disfruten felices posadas, hasta ahí me quedo.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios