Mucho se ha hablado estos últimos días sobre la llamada “Estafa maestra” a partir de la orden de prisión preventiva contra la exsecretaria Rosario Robles. No obstante, aún estamos lejos de conocer todos los detalles de ese esquema de extracción de recursos públicos por medio de la contratación de empresas “fantasma” y la participación de algunas universidades públicas y otras instituciones como el Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo. Y en ese sentido, poco sabemos de la forma en que se orquestó el fraude en Hidalgo, donde aún no se revela quién dio las órdenes para el robo del erario vía universidades públicas. Sobre ese asunto, y según publicaciones recientes ventiladas en diarios de alcance nacional, dos de los excolaboradores de Rosario Robles, implicados en el desvío de recursos que involucra a la Universidad Politécnica de Francisco I Madero (UPFIM) denunciaron que sus firmas fueron falsificadas en el convenio firmado entre la institución hidalguense y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), aunque sus argumentos no prosperaron y finalmente fueron vinculados a proceso. Se trata de Enrique González Tiburcio, exsubsecretario de ordenamiento territorial en la Sedatu, y posteriormente coordinador de asesores de Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y de Armando Saldaña Flores, exdirector general de ordenamiento territorial y atención a zonas de riesgo en la misma Sedatu. Ambos aseguran que su firma no fue la que validó convenios con la UPFIM y que implicaron parte del mecanismo mediante el cual se desviaron 262 millones 859 mil pesos de recursos públicos. ¿Quiénes utilizaron a ambos funcionarios para robarse el dinero público y con qué fines? Tal pregunta es fundamental y su respuesta aún la desconocemos. Aunque quizá, en este caso, al parecer no habrá impunidad. El tiempo dirá. De filón. El alcalde de Zimapán Erick Marte Rivera Villanueva salió al paso de especulaciones sobre el lamentable accidente del pasado viernes y sobre el posterior asesinato de tres personas. Dijo que no hay que hacer teorías sin sustento y mejor esperar los resultados de las investigaciones. Mucho mejor eso que dejar que el vacío sea llenado con rumores.

Comentarios