Llama la atención que justo cuando nos acercamos a las campañas electorales para renovar los ayuntamientos comienzan a surgir problemas en los municipios, curiosamente en donde no gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Hace un par de semanas fue notorio cómo se cargaron las tintas contra el gobierno panista de Mineral de la Reforma, pues distintos diarios locales publicaron en sus portadas todos los males que azotan a esa demarcación: desde la alza delictiva, un “escandaloso” operativo policiaco con elementos de la Guardia Nacional y después la renuncia del secretario de Seguridad. Ahora, desde el lunes, luego de que ejidatarios de El HuixmÍ cerraron los terrenos que dan cabida al relleno sanitario del mismo nombre, el ayuntamiento de Pachuca está en serios aprietos, pues no hay donde depositar los desechos urbanos que produce la capital hidalguense. Ese problema, que sucede luego de que los ejidatarios denunciaron la falta de pago por la renta del terreno durante enero, pone contra la pared al gobierno encabezado por la panista Yolanda Tellería, pues la capital hidalguense no puede darse el lujo de quedarse sin servicio de recolección de basura, ya que en pocos días puede convertirse en un tema de salud pública. ¿Alguien mueve los hilos para reventar a los ayuntamientos de Pachuca y Mineral de la Reforma? La reciente intervención del secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar en un plan para desestabilizar al delegado de programas federales del gobierno de la república –hecha pública mediante una llamada telefónica en altavoz– hace que tal idea no sea nada descabellada. De filón. A contracorriente de lo que expresó la dirigente nacional de Morena Yeidckol Polevnsky, el comité ejecutivo estatal de ese grupo político ratificó su rechazo a la conformación de alianzas con otros partidos, con miras al proceso electoral de este año. Con ello se anticipa que saldrán chispas durante la próxima selección de candidatos.

Comentarios