La crisis de violencia que atraviesa el Valle del Mezquital, y particularmente el caluroso municipio de Ixmiquilpan, tiene desde ahora un efecto colateral: las elecciones municipales de 2020. La posibilidad de que el alicaído Partido Revolucionario Institucional recupere su bastión en los comicios del próximo año se sostiene del derramamiento de sangre. So pretexto de los furtivos enfrentamientos que han azotado a Ixmiquilpan, para nadie es un secreto que eso significa un caldo de cultivo para las propuestas político-electorales de los candidatos opositores a la alcaldía. Desde luego sería mezquino afirmar que los recientes asesinatos, 12 tan solo este mes, tuvieran como fin desestabilizar al gobierno del multipartidista Pascual Charrez. El problema es aún más grave. Los crímenes, todos bajo el mismo modus operandi y de acuerdo con autoridades estatales, tienen que ver con revanchas entre bandas de huachicoleros que se disputan la zona. Pero fuera de la reyerta delincuencial, hay otra que abre la puerta a la inseguridad: la nula coordinación entre el gobierno municipal y el estado, misma que deriva de la actitud hostil del presidente municipal hacia la máxima instancia de poder en la entidad. La escasa voluntad política de Pascual Charrez llevó, entre otras cosas, a que la Secretaría de Seguridad Pública encontrara un resquicio para tandear sus facultades en la demarcación. Revanchismo político. Lo cierto es que más allá de a quién le convenga o no que Ixmiquilpan estalle en violencia, la ciudadanía respira miedo y zozobra en sus calles. Hasta ahora, los patrullajes de la SSPH parecen insuficientes. Quizá sea hora de que la Guardia Nacional refuerce su presencia en el corazón del Valle del Mezquital, pero para ello primero se debe tener voluntad, esa de la que carece muy frecuentemente nuestra elite política. De filón. Gravísima resulta la poca efectividad de la justicia ante cientos de casos de hostigamiento y abuso sexual en instituciones de la administración pública federal, donde solo en 1 por ciento de las denuncias existió sanción. Una radiografía de la cultura jurídico-laboral mexicana.

Comentarios