Como ya había ocurrido con el PRI semanas atrás, al renovar dirigencia, Acción Nacional dio el primer paso para hacer lo mismo, integrando una comisión organizadora de la elección del comité ejecutivo nacional. La integran siete militantes encabezada, como presidenta, por Cecilia Romero.

Ella citó que el compromiso, dentro de un mandato estatutario, es realizar la elección en el segundo semestre, presumiblemente en octubre próximo.

Se reunieron 270 miembros del consejo nacional del partido azul así como 30 integrantes que tienen calidad de permanentes.

Presidió Damián Zepeda Vidales, hasta ahora al frente del panismo.

Al margen de lo tratado, en una larga reunión en que participaron 50 oradores, fueron advertibles ausencias, como las de 11 de 12 gobernadores panistas, así como de figuras del tamaño del expresidente Felipe Calderón, Diego Fernández de Ceballos y Josefina Vázquez Mota.

Un momento de expectación fue el arribo del excandidato a la presidencia de la República Ricardo Anaya.

Se notó que goza de simpatías, porque fue aplaudido. No pronunció ningún mensaje, aunque sí declaró que se presentaba para reconocer la derrota y asumir su responsabilidad.

También expresó: “Vengo en un ánimo constructivo, con enorme gratitud y por supuesto a escuchar”.

Dejó claro que no pretende ningún cargo en el partido, acotando que se dedicará a su familia y a actividades académicas.

Zepeda Vidales expuso que los malos resultados, el primero de julio pasado, fueron consecuencia de la falta de unidad entre los panistas.

Contrario a lo que han referido otros panistas, resaltó logros por la coalición que formaron con el PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero a lo largo de las semanas se han vertido opiniones que mucho contrastan con la de Damián Zepeda, en especial su vinculación electoral con el Partido de la Revolución Democrática. Eso sí demuestra, como él lo expuso, que no hay identificación de principios.

Ícono en Acción Nacional, Ernesto Ruffo Appel, senador y exgobernador de Baja California, refirió que quien encabece al PAN debe surgir de voto militante y no de acuerdos cupulares.

No se descartó que pudiera ser quien encabece la nueva dirigencia.

“Hay que superar el problema político, que es el de entendernos y ponernos de acuerdo, está dominado por el absolutismo y por los grupos de interés, menos por el interés público.”

Y también abierto, franco, citó:

“Ahora estamos en una crisis fatal, el asunto de no poder dominar al poder y ya se volvió una guerra de facciones.”

Javier Corral, gobernador de Chihuahua, también fue contundente:

“Basta de simulaciones en la renovación de la dirigencia, en donde el nuevo presidente del partido no se convierta en un gerente de los gobernadores, y mucho menos en un administrador de los intereses de los grupos.”

El consejero nacional Juan José Rodríguez Prats indicó que los principios y la doctrina fue lo más ausente en la pasada campaña electoral, “por lo que se perdió la esencia del panismo, lo que era la bandera más importante del PAN, su doctrina, fue totalmente ignorada”.
Y en ese sentido se han vertido más opiniones.

Roberto Gil Zuarth, quien se dice aspiraría a ser conductor de los albiazules:

“Hay dos elementos que explican lo que está pasando: hemos perdido institucionalidad y no tenemos claro lo que representamos. Perdemos institucionalidad cuando gobierna el capricho antes que las reglas, las tradiciones y nuestras rutinas democráticas: tan es así que los dirigentes se hacen candidatos y los candidatos se disfrazan de dirigentes.”
Elena Álvarez de Vicencio, consejera nacional vitalicia, expuso:

“La ambición y los intereses de grupo o personales permitieron que los panistas perdieran de vista los valores esenciales, se violentaran las normas y se dejara de lado que el poder ayuda a servirle a la gente, ms no para servirse de él.”

Coordinador de los diputados y también aludido como fuerte contendiente a la presidencia, Marko Cortés se deslindó de lo que llamó “anayismo” y apunta que la derrota se dio por varios factores: “No hubo una operación cicatriz con la militancia lastimada cuando no eligió candidatos”. Adelantó que si fuera el dirigente rompería el frente legislativo con PRD y MC.

Otro de los personajes en el partido, Gustavo Madero planteó a sus compañeros impedir que el trance los lleve a una “noche de cuchillos largos”.

Senador electo criticó a Ricardo Anaya por construir un frente opositor (PRD y MC) para promover su imagen.

Mirelle Montes Agredano, consejera nacional, afirmó que el panismo está listo para ser presidido por una mujer. Y sin rubores, aún joven, se apuntó. Su carrera, precisó, la ha labrado ella misma.

Y como ellos, otros panistas han externado puntos de vista, la mayoría no coincidentes entre sí. Lo que robustece que quien al final sea electo deberá esforzarse por cohesionar identidad y respeto de principios y acciones, lo que no resultará, ciertamente, nada fácil.

Edwin Hernández, atinada designación

Casi a media semana, se informó que Edwin Hernández Garrido fue designado nuevo director general de Instituto de Formación Profesional (IFP) de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Hidalgo (SSPH).

Su experiencia en el ámbito judicial es amplia. En el estado ha desempeñado diversos encargos en ese campo, los dos últimos al frente de la Policía municipal de Pachuca y Tizayuca.

Cuando estuvo en la Bella Airosa, demostró que las buenas maneras no están reñidas con encargos relevantes.

Estudioso, abogaba por mantener buenas relaciones con los agentes, sin soslayo de su autoridad.

En el ámbito de sus atribuciones no cedía en el propósito de coadyuvar con sus subalternos, aunque también supo, desde un principio, imponer disciplina y fortalecer un espíritu de cooperación y ayuda en bien de la seguridad.

En esa nueva comisión sin duda saldrá adelante privilegiando su responsabilidad que no se rige por horarios y sí por resultados.

Contrastes por la libertad de expresión

El jueves pasado fue contrastante en actitudes por la libertad de expresión.
En Estados Unidos más de 300 diarios criticaron al presidente Donad Trump por sus continuas embestidas contra los medios de comunicación.

Uno de los periódicos más influyentes, quizá el más, The New York Times, señaló, aludiendo al mandatario: “Insistir en que las verdades que a uno no le gustan son ‘noticias falsas’ es peligroso para el flujo vital de la democracia. Y calificar a los periodistas como ‘el enemigo del pueblo’ es peligroso punto”.

Y en un lado opuesto, en Tabasco, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo que procurará el retorno a radio de Carmen Aristegui y José Gutiérrez Vivo.

Dijo que sería respetuoso con los dueños de las concesiones y de lo que decidan los dos comunicadores.

Aristegui perdió su posición en una radiodifusora a raíz de su comentario sobre la Casa Blanca y, a su vez, Rodríguez Vivo, tiempo atrás quedó fuera del aire por discrepancias con su línea editorial.

Comentarios