Quieren para taxi avión presidencial

194
avión presidencial

EVLYN CERVANTES /
AGENCIA REFORMA
Ciudad de México.- Con la intención de utilizarlo como taxi aéreo VIP, el empresario Gustavo Jiménez Pons ofreció mil 900 millones de pesos por el avión presidencial.

Para presentar su oferta por el Boeing 787-8, que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha prometido vender, llegó a las oficinas de transición y entregó una carta de intención de compra.

En su texto dirigido al tabasqueño, el empresario, quien es sobrino de Rogelio Jiménez Pons, futuro titular del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), expone la intención de su empresa GBS Air Enterprises de adquirir la aeronave que, de acuerdo con información pública, fue adquirida en 125 millones 45 mil 800 dólares.

Su propuesta de compra, explica, contempla el hecho de que el avión fue utilizado por el fabricante para demostración del modelo, que se entregó al gobierno con 600 horas de vuelo, y que sus características y capacidades son más limitadas que las de los modelos actuales que comercializa la empresa Boeing.

Agrega que en su oferta de adquisición se consideran las horas totales del planeador, tiempos remanentes de los motores, equipamiento adicional y otros factores, como la depreciación natural que influye en el valor comercial, para llegar a una cifra justa y adecuada, que pueda convenir a ambas partes.

“Sería alrededor de un millón 800 mil o un millón 900 mil pesos. Lo menos que pensamos es que la oferta ronde esa cifra a pesar de su uso. De entrada, creemos que podemos invertir lo que se pagó, mil 900 millones de pesos”, indicó Jiménez Pons en entrevista.

Asimismo, ofreció en la carta poner la aeronave disposición del gobierno mexicano para que el presidente pueda utilizarla cuando deba acudir a sus diferentes compromisos internacionales.

Lo anterior, detalla, se realizaría bajo la premisa de que el gobierno cubra solo los gastos de vuelo y operación durante su uso.

Igualmente, le expresó su interés de mantener en arrendamiento las instalaciones del hangar presidencial para que la aeronave permanezca ahí y, de ser posible, subcontratar al personal de mantenimiento.

En la misiva, el empresario le expresa al presidente electo su interés de poder representarlos en México y el extranjero para promover la comercialización del resto de la flota de aeronaves de la presidencia de la República.

“La intención de GBS es ser el primero en manifestar su intención de comprar dicho avión para los fines propios de la empresa. Nosotros queremos participar y podemos aportar la oferta de que el presidente electo (lo use) en sus viajes de Estado”, indicó en entrevista.

Comentarios