Quitará Trump ayuda a quienes se opongan a EU en la ONU

253
trump

 

Estados Unidos
El presidente Donald Trump amenazó ayer con retirar la asistencia estadunidense a todo país que se atreva a desafiarlo en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y su embajadora ante la sede mundial advirtió que Washington tomará nota de aquellos que voten en su contra.
El asunto en disputa es la decisión del gobierno de Trump de proclamar a Jerusalén capital de Israel y su intención de trasladar su embajada a esa ciudad sagrada. El tema fue llevado al Consejo de Seguridad, donde Estados Unidos utilizó su derecho de veto para frenar una resolución presentada por Egipto en contra de esa posición que fue apoyada por los otros 14 integrantes del consejo central de la organización mundial; algo que fue considerado un insulto por el gobierno de Trump.
Ayer, la resolución en repudio a la posición estadunidense sobre Jerusalén sería sometida a voto ante los 193 países miembros de la ONU en una sesión de emergencia de la Asamblea General solicitada por países árabes y musulmanes.
Trump amenazó con suspender la asistencia estadunidense a cualquier país que vote en favor de la resolución y en contra del reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel. “Todas estas naciones que toman nuestro dinero y después votan en contra de nosotros en el Consejo de Seguridad o en la Asamblea, toman cientos de millones de dólares y hasta miles de millones de dólares y votan en contra nuestra. Bueno, estaremos observando a esos países. Dejen que voten contra nosotros. Ahorraremos mucho. No nos importa”, aseguró Trump el miércoles al inicio de una reunión con su gabinete, al abordar el tema. Agregó que los estadundienses están hartos de que “les tomen ventaja”.
Su declaración fue poco después de que la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, circulara una carta a las delegaciones de países miembros advirtiendo que su gobierno estará tomando los nombres de los que voten por la resolución.
Nadie sabe si Trump se está refiriendo a toda la asistencia estadunidense, desde la económica hasta la policiaca y militar. Pero su amenaza pone en un lugar incómodo a los representantes de varios países que reciben asistencia estadunidense, incluido México.
Como es costumbre, casi nadie en la ONU, ni diplomáticos de otros países ni la oficina del secretario general Antonio Guterres u oficiales de la Asamblea General, desea hablar públicamente de ese tipo de disputas, pero varios expresaron su molestia y señalaron que no se acostumbra hacer esas cosas en la sede de la diplomacia mundial.

Comentarios