Radicales libres como causa de envejecimiento

644
ICSa

La humanidad incansablemente se ha dado a la terea de buscar la fuente de la eterna juventud, esperando alargar la vida y evitar los daños causados por la edad que paulatinamente se acumula en los tejidos, especialmente en un mal funcionamiento del ADN que lleva a mensajes genéticos erróneos incidiendo en degeneración celular gradual.
Si entendemos que el origen del daño proviene desde un nivel atómico, cuando los átomos se encuentran estables es porque sus capas están saturadas de electrones, es decir, esas capas poseen órbitas en las cuales giran no más de dos electrones, en los átomos o moléculas en las que sus orbitas giran electrones no pareados son muy inestables y se conocen como radicales libres.
Esos radicales libres se forman al romperse los enlaces covalentes de tal manera que cada parte se queda con la mitad de los electrones compartidos, de igual forma se generan cuando una molécula o átomo recibe un solo electrón transferido en una reacción de oxidoreducción; un ejemplo es cuando la molécula de H2O que al ser expuesta al Sol se convierte en radicales libres; esos radicales son altamente reactivos afectando de manera química moléculas como los ácidos nucleicos del ADN, proteínas y lípidos.
En el entendimiento que la luz solar forma radicales hidroxilo, podría explicarse el daño a la piel con la exposición al Sol. En 1969, científicos de la universidad de Duke descubrieron una enzima, la dismutasa de superóxido, cuya función es destruir los radicales libres (O2•) un tipo de radical libre que se forma cuando el oxígeno molecular capta un electrón adicional en la reacción: O2• + O2• + 2H+ H2O2 + O2.
En la que el peróxido de hidrogeno (H2O2) es una molécula oxidante muy reactiva, que si no se destruye rápidamente en el organismo por medio de la enzima peroxidasa de glutatión de la mitocondria se puede transformar en radicales hidroxilo que atacan a las macromoléculas de la célula, se estima que de uno a 2 por ciento del O2 que capta la mitocondria se transforma en H2O2 en vez de formar agua como producto normal de la respiración.
En conclusión, existe una gran relación entre la presencia de radicales libres y el envejecimiento, los animales con una gran longevidad generan pocos radicales libres o poseen la capacidad de erradicarlos; en los seres humanos si se reduce de forma estricta el consumo de calorías de la dieta se disminuye de forma importante el O2• y el H2O2 y el daño por radicales libres y el envejecimiento.
Karp G Heras C 2009 Biología celular y molecular, conceptos y experimentos. México Mc Graw-Hill

Tomado de Biología celular y molecular, conceptos y experimentos. Gerald Karp quinta edición. 2009 Mc Graw-Hill

Comentarios