monumento

El respeto al patrimonio urbano no es una de las mejores virtudes de la sociedad mexicana. En el centro de Pachuca, manos anónimas mancillaron con pintas el Monumento al Maestro

Comentarios