Angélica Romero, José Esael Pineda, Rodolfo de Jesús Acevedo y Gloria Solano

Alguna vez se ha preguntado qué le pasa al cuerpo humano mientras se comienza a pensar en problemas pasados, preocupaciones actuales o conflictos futuros?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) refirió que tener equilibrio en las esferas biológica, psicológica y social resulta en un buen estado
de salud.

Pero, ¿qué influencia tiene la mente? El cerebro humano ha evolucionado a lo largo del tiempo pero la respuesta de estrés ha permanecido asegurando la supervivencia.

El sistema nervioso central se divide en dos grandes ramas, la simpática y la parasimpática; la función principal de la primera es preparar al cuerpo para luchar o huir, provocando una disminución en la variabilidad de la frecuencia cardiaca, es decir, el tiempo entre un latido y otro es menor, por lo que el ritmo aumenta para mandar más flujo sanguíneo a zonas que requieran activarse como los músculos largos, dejando con menor irrigación a partes como las manos.

Al disminuir la cantidad de sangre, la temperatura periférica registra un decremento siendo otro indicador de la respuesta del estrés. Además, el nivel de glucosa en la sangre aumenta para tener más energía y la respiración se agita para obtener más oxígeno.

Respecto a la rama parasimpática, una vez que ha sido solucionada la amenaza, el cuerpo entra en un estado de recuperación y relajación para evitar daños ocasionados por la activación fisiológica, por lo que el latido cardiaco y el flujo sanguíneo regresan a la normalidad y se segregan neurotransmisores que influyen en la sensación de bienestar.

Una persona con un estado de salud óptimo tendrá mayor variabilidad en la frecuencia cardiaca influida por distintos factores como la actividad física regular, una alimentación rica en vitaminas y minerales, el peso y el índice de masa corporal (IMC) acordes a la altura, edad y sexo.

Cuando en el pensamiento se evocan situaciones pasadas desagradables o haya ideas recurrentes de problemas del presente o incertidumbre sobre el futuro, el cerebro codifica dichos pensamientos como una amenaza real, por lo que los efectos fisiológicos aparecen y se presentan taquicardias, sensación de mareo, cansancio, dolores abdominales o musculares, pero ¿vale la pena tener esta sintomatología ocasionada por peligros imaginarios?

El enfoque psicológico cognitivo-conductual explica que no son las cosas por sí mismas las que hacen sentir y actuar a las personas, más bien es la forma en la que son percibidos, y eso determina la emoción experimentada, su intensidad, la conducta y los cambios fisiológicos.

Por ello, es necesario saber que el estrés es adaptativo y se experimenta ante situaciones que requieren ser solucionadas. El inconveniente viene cuando a través de pensamientos y/o recuerdos se envía una señal al cerebro que la interpreta como amenaza y se provocan las reacciones ya descritas, que de prevalecer durante un tiempo prolongado, terminarán por afectar el estado de salud de las personas.

No obstante, el problema ocurre cuando se continúa pensando en los problemas y se siguen enviando señales al cuerpo de activación innecesaria y no se propicia la recuperación, de ahí viene el desarrollo o agravamiento de enfermedades.

Para analizar

  1. Cuando en el pensamiento se evocan situaciones pasadas o ideas recurrentes de problemas, la mente codifica eso como una amenaza real y aparecen efectos fisiológicos; además, se presentan taquicardias, sensación de mareo, cansancio, entre otras
  2. La OMS informó que tener equilibrio en las esferas biológica, psicológica y social resulta en un buen estado de salud

Los músculos se tensan para luchar o huir y no tener una lesión

El sistema nervioso simpático se activa

Se produce un ritmo cardiaco acelerado para enviar sangre a músculos largos y al cerebro

Las pupilas se dilatan para tener mayor visión

La temperatura periférica disminuye para evitar un desangramiento (las manos, nariz y orejas se ponen frías)

Se segrega cortisol (hormona del estrés) que estimula la producción de glucosa para dar
más energía

Comentarios