TOMÁS DÁVALOS / AGENCIA INFORMATIVA CONACYT

Aguascalientes.-

La ingeniera aeroespacial Ali Guarneros Luna trabaja en la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), donde es especialista en el desarrollo de cohetes suborbitales y satélites de órbita inferior.

Científica invitada

[Ali Guarneros Luna]

La mexicana de 44 años es una de las pocas mujeres latinas que trabajan en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en la ciudad de Mountain
View, en el estado de California.
A los siete años supo que quería ser ingeniera espacial. Pero, como madre soltera con cuatro hijos e inmigrante en Estados Unidos, la meta parecía cada vez más lejana, sin embargo Guarneros no dejó de intentarlo y ahora es una de las pocas mujeres latinas que trabaja para la NASA en Silicon Valley.

Actualmente, la científica mexicana diseña, en conjunto con estudiantes de la Universidad Estatal de San José, un prototipo para emplear la realidad virtual en el espacio.
Para ese proyecto, diseñará un dispositivo que cumpla con las especificaciones requeridas para insertarlo en un satélite y realizar la transmisión de un video de realidad virtual. Ese prototipo estará listo en junio, cuando se realice el lanzamiento de un satélite, para que desde la Tierra, mediante el uso de unos goggles, las personas observen el vuelo en realidad virtual.

 

El equipo comenzó a trabajar en el software que utilizarán para la transmisión de la información, ya que el dispositivo que se instale en el satélite tomará la información y la transmitirá.
“El siguiente paso será hacer pruebas ambientales con los thermal vac, para ver cómo funciona a altas y bajas temperaturas. Muchas veces los componentes así no funcionan cuando están en el espacio, entonces queremos verificar que puedan funcionar, y si no funcionan, cómo los podemos rediseñar para poder mitigar algunos de los fallos que hay, y también queremos ponerlo en la mesa para ver cómo va a funcionar en condiciones extremas”, destacó.
Cuando concluyan los trabajos de laboratorio, procederán a la construcción del prototipo que se integrará en el satélite, este será sometido a diversas pruebas en las cámaras de vacío y de vibración, con la intención de verificar que la estructura y el sistema puedan funcionar en el ambiente aeroespacial. En particular, el equipo de investigadores espera utilizar esta tecnología en un satélite que se utiliza para probar diferentes tecnologías aeroespaciales.
“Terminado el proyecto, podrás ponerte tus goggles, y en vez de recibir la información en tu teléfono, la podrás ver en realidad virtual, o por ejemplo, si hay un satélite que necesita repararse, podrás mandar este dispositivo que tiene realidad virtual y puede monitorear, aquí en la Tierra se podrá ver qué es lo que le pasó a ese satélite”, afirmó.
Por último, Ali Guarneros comentó que la intención es integrar esa tecnología en un satélite que viaje a la Estación Espacial Internacional el próximo verano.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Ali Guarneros detalló: “La idea es que hagan tres diferentes experimentos, el primero va a ser una prueba de concepto, porque realmente nunca nadie lo ha hecho, es algo que es innovador y, posteriormente, se van a hacer otros dos prototipos más para madurar la tecnología y entonces empezar a incorporarla en el lanzamiento de satélites”.

Para ello, los prototipos deberán cubrir ciertos parámetros, en comunicación, consumo de energía y volumen, porque en las condiciones del espacio existen limitaciones energéticas y de capacidad de transmisión. En una primera fase, el equipo de la Universidad Estatal de San José trabajó en el laboratorio para probar conceptos, materiales y el hardware que van a utilizar, como cámaras y tableros.
“Tiene que ser un dispositivo pequeño, de un área de 10 centímetros cúbicos, no puede ponerse de más, y obviamente también tenemos que ver que no se caliente, porque en el espacio la temperatura se mantiene en un lugar, entonces es importante saber y entender cómo van a funcionar”, apuntó.

“La idea es que hagan tres diferentes experimentos, el primero va a ser una prueba de concepto, porque realmente nunca nadie lo ha hecho, es algo que es innovador y, posteriormente, se van a hacer otros dos prototipos más para madurar la tecnología y entonces empezar a incorporarla en el lanzamiento de satélites”

Comentarios