Realiza investigadora de la UAEH censo de supernovas

2076
ciencia

Pachuca

Silvia Ambrocio Cruz, profesora investigadora en la Escuela Superior de Tlahuelilpan de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), hoy es la experta número uno en supernovas en todo el país.
Es originaria de Tlahuelilpan y actualmente trabaja en la realización de un censo en la Vía Láctea de todas las supernovas que existieron, a partir del rastro que queda en el cielo, que son las nebulosas, llamadas restos de supernova.
Se trata de un proyecto que consiste en observar el cielo para identificar restos de supernova, calcular sus edades, hace cuánto tiempo murió la estrella que dio lugar a esa nebulosa, qué masa tenía la estrella cuando murió y lo más interesante es saber si dicha explosión puede generar el nacimiento de otras estrellas.
“Eso es a lo que nosotros llamamos nacimiento estelar secuencial, que una estrella muere pero su muerte va a generar el nacimiento de otra estrella de masa diferente”, expuso.
En ese trabajo, que comenzó hace más de 10 años con su tesis de licenciatura, también participan científicos italianos, franceses, argentinos y chilenos, entre otros, con el objetivo de mapear el cielo desde diferentes regiones del mundo, como el observatorio de Chile o la Universidad de Chicago, en Illinois.
Están incluidos también científicos de la UAEH, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad de Canarias y del observatorio del Vaticano. Se trata, dijo, de un grupo de 10 a 15 expertos.
En entrevista para el programa “Luciérnaga”, que conduce Elsa Ángeles y que transmite Radio UAEH, recordó que cuando realizaba su tesis disponía de una muestra muy pequeña, fue hasta que viajó a Francia para realizar estudios de posgrado cuando realizó ese censo en la Nube de Magallanes.
Ahí fue cuando decidió que ese estudio se ampliaría a la mayor parte de la Vía Láctea.
En su trayectoria científica destaca el artículo JCR de su tesis de licenciatura, titulado “Kinematics of the galactic supernova remnants: RCW 86, MSH 15-16 and MSH 11-61”, en el cual adquirió un nuevo método para calcular distancias cinemáticas a restos de supernova galácticos; ese artículo ha tenido un total de 70 citas.
Patricia, relató que el elevado número de citas se debe a la alta precisión de dicho método, denominado Fabry-Perot, el cual le enseñó y desarrolló junto a su asesora de tesis Margarita Rosado Solís, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM.
Otro logro importante y más reciente es la publicación de un artículo científico en 2016, donde presenta los datos cinemáticos de 210 regiones ionizadas de nuestra galaxia satélite, la Nube Mayor de Magallanes. Lo anterior, resultado de siete años de observaciones astronómicas en el European Southern Observatory (ESO), en La Silla, Chile.

¿Qué son las supernovas?

En el Universo existen las novas y supernovas, las primeras son estrellas que aumentan enormemente su brillo de forma súbita y después palidecen lentamente, pero puede continuar existiendo durante cierto tiempo. Una supernova también, pero ponen fin a su evolución en una explosión cósmica masiva.
Esas explosiones producen gran parte del material del Universo, incluyendo elementos como el hierro, que conforma nuestro planeta e incluso a nosotros mismos. Los elementos pesados solo se producen en las supernovas, por lo que todos nosotros llevamos en nuestros cuerpos remanentes de esas explosiones.
Las supernovas añaden elementos a las nubes de polvo y gas del espacio, favoreciendo así la diversidad interestelar, y producen ondas de choque que condensan las nubes de gas y ayudan a la formación de nuevas estrellas.
Sin embargo, pocas estrellas se convierten en supernovas. Muchas se enfrían y terminan sus días como enanas blancas y, posteriormente, como enanas negras.
Los restos o el remanente de supernova es una estructura nebulosa formada a partir de la explosión. Ese remanente está rodeado por una onda de choque expansiva que barre todo a su alrededor y choca durante su paso.
La estrella ya sin energía alguna en su núcleo implosiona según su gravedad, ocasionando alguna de las dos rutas posibles para una supernova: una estrella de neutrones o un agujero negro.
Pero no todo se destruye en una explosión de supernova, sino que el núcleo de la estrella permanece. Este núcleo, rico en hierro, proseguirá su hundimiento; el cual puede detenerse o continuar de manera indefinida.
Cuando el hundimiento del núcleo de la supernova se detiene a consecuencia de los neutrones, se forman los pulsares, los cuales se desplazan sin rumbo debido a las altas temperaturas, ocasionando que la materia se encuentre disgregada en protones, neutrones y electrones.
Las estrellas de neutrones o pulsares tienen un campo magnético muy grande, con lo que se induce a la emisión progresiva de radiación electromagnética en forma de pulsos, los cuales se mueven a intervalos periódicos de acuerdo con el periodo de rotación.
Por otro lado, cuando el núcleo que se mantiene durante la explosión de supernova tiene una masa que sobrepasa el límite de la misma, es decir, la masa de unos tres soles, su hundimiento es inevitable.
Eso conlleva a que la densidad de la estrella sea increíblemente alta, provocando que colapse, a partir de esto se forman los agujeros negros. Entre más densidad de luz exista, más grande será el agujero negro, tan grande que cualquier cosa que esté cerca de ellos será atrapada debido a su intensa fuerza gravitatoria.

Trayectoria

Silvia Ambrocio Cruz es licenciada en física por la UNAM, tiene maestría en radiaciones y plasma por la Université de Provence Aix- Marseille I, en Francia, y doctorado en ciencias con la especialidad en radiaciones y plasma, por la misma institución europea.
Sus líneas de investigación son astrofísica, cinemática del medio interestelar, explosiones de supernova y sus remanentes, burbujas y superburbujas interestelares, dinámica y cinemática galáctica.
Es una astrónoma observacional, realizó observaciones tipo Fabry-Perot de barrido para estudios cinemáticos, así como observaciones espectroscópicas y directas. Es usuaria del Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores nivel uno desde 2016 y cuenta con perfil deseable Prodep desde 2012.
Desde 2010 es profesora investigadora en la Escuela Superior de Tlahuelilpan de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
Es miembro de la Unión Astronómica Internacional y de la Sociedad Mexicana de Física, y ha sido becaria de Prodep, Conacyt, UNAM y por el gobierno francés. Es autora de 16 artículos científicos en revistas indexadas JCR.
Patricia nació en Tlahuelilpan, Hidalgo, y después de 27 años de haber salido de ahí para iniciar sus estudios universitarios, regresó para trabajar en la Escuela Superior de la UAEH como investigadora.
Está casada y tiene tres hijos, de 17, 15 y 11 años; y el pasatiempo que más disfruta es bailar con su esposo.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorAuto Chilango el mejor copiloto para CDMX y Edomex
Artículo siguienteMis primeros 80 años: vida y obra del arquitecto Rossell de la Lama
Laura Elizabeth Trejo
Egresada de la UAEH, reportera, hecha en este diario, a cargo del mundo de los negocios, doglover, activista de los derechos de los animales, fanática de The Beatles. e-mail: [email protected] Facebook: Laura Trejo