Londres.- Los diputados británicos fracasaron ayer en su intento de acordar una alternativa al impopular acuerdo de Brexit de Theresa May, lo que deja a la primera ministra ante la posibilidad de volver a presentar un texto rechazado ya tres veces.

La Cámara de los Comunes había propuesto sacar el proceso del punto muerto en que se encuentra cuando ya superó la fecha inicial del Brexit (29 de marzo de 2019) y a menos de dos semanas del nuevo límite impuesto por Bruselas para hallar una solución, el 12 de abril.

Así, tras arrebatar al gobierno el control de la agenda parlamentaria la semana pasada para votar propuestas alternativas, ayer en la segunda jornada de votos indicativos se enfrentaba a cuatro opciones.

Se trataba de abandonar el bloque pero permaneciendo en una unión aduanera con la UE, mantener al país también dentro del mercado único europeo, organizar un segundo referéndum o simplemente revocar todo el proceso si no se alcanza un acuerdo.

Comentarios