Rechaza Rusia ataque a exespía

84
exespía

Moscú.-

Rusia reaccionó con ira ante las acusaciones del ministro británico de Exteriores de que el presidente Vladimir Putin probablemente está detrás del envenenamiento del exespía ruso en Inglaterra, y tras anunciar que expulsará “de un momento a otro” a diplomáticos británicos de su territorio, informó que abrirá sus propias pesquisas sobre el escándalo.
Los líderes occidentales, sin embargo, no cesan en sus acusaciones contra Moscú, por lo que consideran un uso sin precedentes de un arma química en tiempos de paz.
La Unión Europea advirtió que en su próxima cumbre del jueves analizará el incidente y que dará un “mensaje claro” al respecto.
El caso de Serguei Skripal y de su hija Yulia, hospitalizados en estado grave tras ser envenenados el 4 de marzo por una sustancia tóxica en Salisbury, una ciudad al sur de Inglaterra, está provocando una confrontación Este-Oeste sin precedentes desde la Guerra Fría.
El caso llega a dos días de las elecciones presidenciales rusas, en las que Vladimir Putin sale como máximo favorito para un cuarto mandato, hasta 2024.
El silencio de Putin

El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg pidió ayer a Rusia que “coopere” y, aseguró, que la Alianza Atlántica no quiere “una nueva Guerra Fría”.
Sin embargo, la tensión se ha acrecentado con el anuncio de Estados Unidos de imponer sanciones a Rusia por su presunta injerencia en las elecciones presidenciales estadunidenses de 2016 y por varios ciberataques.
Rusia respondió asegurando que también tomaría “represalias” contra Washington llegado su momento.
Otras acusaciones se van añadiendo: Washington cree que piratas informáticos rusos han ido penetrando en los últimos años sus sistemas de control de infraestructura básica como plantas de energía nuclear.
Por el momento, Vladimir Putin se ha mantenido silencioso sobre el caso y sigue en campaña, donde participa en conciertos y se hace selfies con sus votantes.

Comentarios