Rechazan comerciantes propuesta tras desalojo

732
comerciantes
Hubo un connato de bronca entre la Policía y los vendedores

Progreso.- Luego de ser desalojados por la Policía municipal, comerciantes de Progreso cancelaron la reunión sostenida con el alcalde Raúl Meneses y autoridades estatales.

La molestia de los vendedores durante la mesa de diálogo, efectuada tras el enfrentamiento entre comerciantes y policías ayer por la mañana, radicó en la actitud del munícipe y su falta de tolerancia que mostró ante el gremio de comerciantes, como atestiguó este medio.

Ayer la Policía municipal, junto con el director de reglamentos y espectáculos Fredy Isidro León, desalojaron a los semifijos que se colocaron frente al mercado, lo que ocasionó un connato de bronca entre los oficiales y los comerciantes.

Los vendedores se instalan en esa zona durante esta temporada desde hace más de 20 años; sin embargo, en esta ocasión Raúl Meneses impidió que lo hicieran utilizando la fuerza pública.

Dirigentes de los tianguistas, semifijos y de temporada del municipio, mencionaron que decidieron ocupar ese lugar ante el incumplimiento de las autoridades, puesto que en pláticas previas el gobierno local se comprometió a colocarlos en la parte posterior del mercado dentro de carpas y con todo los servicios, como sanitarios; no obstante, la autoridad solo proporcionó “una lona mal puesta”, dijeron.

Ante el desalojo violento de la Policía, en donde incluso se encontraban niños, hijos de comerciantes, los líderes de los distintos gremios decidieron unirse y pedir un diálogo con Raúl Meneses. La tensión incrementó, por lo que al sitio arribó el director de gobierno de Mixquiahuala Isaías Avelino.

A la autoridad estatal los comerciantes condicionaron el diálogo a cambio de que los policías se alejaran de la zona de conflicto. Además, acusaron a las autoridades de robar estructuras de los puestos.

Una vez que la Policía se alejó de la zona, los vendedores fueron citados en la presidencia municipal para entablar un diálogo; sin embargo, debieron esperar una hora para ingresar a la sala de cabildo, en donde el alcalde junto con el director de gobierno y el director de reglamentos y espectáculos mantenían una reunión.

Después de las 17 horas, los distintos gremios arribaron a la sala de cabildo. Pese a la presencia de los medios de comunicación, Raúl Meneses de manera unilateral les dio a conocer que para instalarse debían pagar 500 pesos por metro lineal y el comercio foráneo no estaba contemplado, lo que causó la molestia de los comerciantes.

Pese a solicitarle al edil que reconsiderara su postura y bajara el costo, éste no cedió, por lo que los vendedores decidieron concluir la reunión y abandonar la sala de cabildo, pese a los esfuerzos del director de gobierno por alcanzar acuerdos. Mientras la alcaldía fue escoltada por policías estatales y municipales.

Comentarios