Pachuca

Comunidades indígenas de Hidalgo rechazaron la construcción del gasoducto Tuxpan-Tula al acusar que no han sido consultadas sobre si aceptan el proyecto y denunciaron que la empresa TransCanada presiona a las y los pobladores para que cedan sus tierras, lo que pone en riesgo sus lugares sagrados, ecosistemas y tierras de cultivo.
Durante conferencia de prensa, mujeres integrantes del concejo Xangu ya mui, de comunidades de Tenango, Acaxochitlán y Puebla, exigieron el respaldo del gobernador hidalguense Omar Fayad Meneses para que sea respetado el derecho a la consulta sobre el manejo de sus recursos naturales.
La obra proveerá de gas natural a plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de la zona centro del país y pasará por más de 100 localidades de Veracruz, Puebla e Hidalgo.
Previo a la construcción, trabajadores de la empresa acuden a las comunidades para presionar a las y los propietarios con tal de obtener permisos, acusaron.
La destrucción de cientos de hectáreas de bosque mesófilo de montaña, ubicado en localidades indígenas de los municipios de Pahuatlán, Honey y Tlacuilotepec en Puebla, así como Tenango de Doria y Acaxochitlán en Hidalgo, es uno de los argumentos suficientes para cancelar la construcción del gasoducto, ya que es una reserva ecológica de la que solo queda menos de uno por ciento en el país, agregaron.
Las comunidades entregarán una carta a Fayad Meneses para que sea garante de los derechos indígenas y sea respetada la decisión de no permitir el gasoducto.
Cuestionaron el compromiso social de TransCanada, ya que el proyecto de construcción durará 24 meses y durante ese tiempo dará trabajo a solo 980 personas en más de 100 comunidades.
Agregaron que la donación de la empresa a centros comunitarios de educación para adultos mayores del gobierno abre las puertas para que inicie el proyecto.
Aún sin contar con todos los permisos de las y los propietarios de la tierra, la empresa TransCanada anunció que iniciará en las próximas semanas la construcción del gasoducto Tuxpan-Tula que pasará por 12 municipios de Hidalgo.
En comunidades indígenas la empresa espera que la Secretaría de Energía (Sener) aplique consultas para determinar si sus habitantes desean dar la servidumbre de sus propiedades.

Comentarios