cuentas de uni

La Suprema Corte de Justicia ha declarado inconstitucional la facultad de la UIF para bloquear cuentas

VÍCTOR FUENTES /
AGENCIA REFORMA
Ciudad de México.- Un juez federal de Pachuca rechazó ayer conceder una suspensión definitiva contra el congelamiento de cuentas bancarias de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), ordenado por la unidad de inteligencia financiera (UIF) por sospechas de lavado de 150 millones de dólares.

La decisión del juez segundo de distrito en Hidalgo Oscar Herrera Perea implica que en las más de tres semanas desde que la institución promovió su amparo, la UIF podría haber aportado suficientes elementos para fundar las sospechas de lavado, o en su defecto, probó que existe solicitud de autoridades extranjeras a las mexicanas para investigar el caso.

Herrera no publicó su sentencia completa. La casa de estudios tendrá 10 días para impugnar ante un tribunal colegiado de circuito, que tomará semanas o meses para resolver, y las cuentas seguirán congeladas mientras el juez tramita el proceso para determinar si fue legal su inclusión en la lista de personas bloqueadas.

La Suprema Corte de Justicia ha declarado inconstitucional la facultad de la UIF para bloquear cuentas, pero ha matizado que es válido cuando hay solicitud de colaboración internacional al gobierno mexicano.

En el caso de la UAEH, el titular de la UIF Santiago Nieto mencionó en febrero que la alerta por movimientos inusuales provino “del sistema financiero” y que una “agencia internacional” pidió ayudar en el caso.

El pasado 22 de marzo, el presidente del Patronato de la Universidad Gerardo Sosa Castelán afirmó ante diputados locales que el dinero bloqueado, que suma 3 mil 644 millones de pesos, es de origen lícito y corresponde a los fondos de jubilaciones e infraestructura de la institución.

Agregó que dichos fondos invirtieron con Credit Suisse, cuyo servicio de banca privada permite mover el dinero hacia Suiza, y que los recursos fueron retornados a HSBC en México para buscar mejores rendimientos.

“La UIF confundió traslado con lavado”, afirmó Sosa, quien en lo personal ha promovido amparos “buscadores” para detectar posibles órdenes de detención o aprehensión en su contra.

“El dinero sigue estando en HSBC y desde el punto de vista económico, aunque tengamos congelados los recursos, en este momento no nos afecta porque siguen ganando sus intereses comprometidos.”

También detalló que la UIF no les había notificado oficialmente el bloqueo de las cuentas, sino que se enteraron por el banco.

Lo anterior es habitual en ese tipo de casos y las disposiciones generales que regulan el artículo 115 de la Ley de Instituciones de Crédito contemplan un procedimiento administrativo en el que la UAEH puede comparecer directamente ante la UIF para acreditar la licitud del dinero y pedir que se le excluya de la lista de personas bloqueadas.

Comentarios