Rechazan en OEA separar a familias

257
familkias

En relación a las acciones tomadas por el gobierno de Donald Trump con inmigrantes

José Díaz Briseño / Agencia Reforma / Washington

La indignación por la política de “tolerancia cero” de la administración Trump contra los indocumentados está creciendo.
El consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó ayer por consenso una resolución impulsada por México que rechaza la separación de las familias de migrantes en la frontera.
“(Esta declaración) resuelve manifestar enérgicamente el rechazo a cualquier política migratoria que conduzca a la separación de familias porque genera una práctica violatoria de los derechos humanos, en particular de niñas, niños y adolescentes”, refiere el documento.

La organización suavizó el lenguaje de uno de los puntos del borrador presentado inicialmente por el país relativo a la reunificación de los más de 2 mil menores con sus padres, pero exigió que Washington haga eso lo más pronto posible.
“Desde (2003) México nunca había promovido una resolución o iniciativa de condena específica a Estados Unidos. Es un hito en ese sentido”, dijo ayer el embajador Jorge Lomónaco, representante permanente de México ante la OEA tras la sesión.
Sin que fuera objetada por la delegación estadunidense, la resolución, presentada en conjunto con el El Salvador, Guatemala y Honduras, urge, además, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a realizar una visita a la frontera sur de Estados Unidos para constatar las políticas de detención migratoria.

Luego de fuertes protestas, el presidente Donald Trump ordenó poner fin a la separación de niños indocumentados de sus padres, pero estableció una política para albergar de forma indefinida a núcleos familiares, principalmente centroamericanos que buscan asilo.
Un grupo de países no identificados logró tras bambalinas suavizar ayer el punto número dos del borrador original presentado por México que exigía a Estados Unidos no privar de la libertad bajo ninguna circunstancia a los menores y exigía una reunificación inmediata.
La OEA también solicitó a la CIDH considerar emitir medidas cautelares para proteger a los niños afectados.
Ante la prensa, el embajador estadunidense Carlos Trujillo mostró su desacuerdo en la forma como México impulsó la resolución solo días antes de las elecciones presidenciales, además de asegurar que no se valoran las acciones de Washington para evitar la práctica.
“¿Y por qué no se celebró hace cuatro o cinco semanas? Si nosotros estamos tan preocupados por los niños migrantes y queremos que se resuelva lo más antes posible, ¿por qué esperamos un viernes antes de elecciones?”, dijo Trujillo.

Comentarios