Recibidos como guerreros; son soldados por un día

389
guerreros,soldados

En el evento del izamiento de la bandera y los honores participaron 200 elementos del Ejército

Pachuca.- Bienvenidos Guerreros”, citaba una leyenda en lo alto del camino de acceso al 96 batallón de infantería, dando la bienvenida a Nohemí y Raúl, quienes previamente observaron unos banderines puestos en el camellón que señalaban los valores del Ejército mexicano: honor, valor, lealtad y patriotismo.

Eran las ocho de la mañana cuando inició la ceremonia de Soldado por un Día, en honor a la adolescente Nohemí de la Cruz Miguel y el niño Raúl Islas Badillo, quienes por un momento se olvidaron de sus terapias y todo lo que implica asistir al centro de rehabilitación.

La ceremonia inició con el izamiento de la bandera y los honores a la misma, hechos por 200 elementos que integran el 96 batallón de infantería; posteriormente, los militares realizaron su pase de lista y se rindió el parte de las actividades.

Uno de los jefes de tropa dio lectura a la orden extraordinaria para informar a los uniformados de verde, presentes en el campo militar 18, la presencia de los dos nuevos soldados para cumplir su sueño.

Minutos más tarde, los participantes recibieron la placa metálica de identidad y el portanombre que facilitó la identificación de los nuevos soldados durante su estancia en el campo militar, donde degustaron un desayuno y realizaron un recorrido por módulos en los que les presentaron material y armamento con el que cuenta el batallón.

Por un día Raúl, de nueve años, con síndrome de Down y retraso psicomotor, se olvidó de su operación del corazón, la rotación de cadera izquierda y de cadera derecha, y de las terapias que le permitieron pasar de estado vegetal a moverse por sí solo y expresar su felicidad de ser un soldado.

Ese mismo día Nohemí, de 15 años, con isquemia izquierda, también dejó el centro de rehabilitación al que acude y cumplió su sueño de conocer lo que hacen los militares y convivir con ellos.

guerreros,soldados

Con lento hablar, la joven manifestó su alegría de estar en el campo y compartió que lo que más le gustó fue la marcha de los soldados. Las madres de ambos coincidieron en señalar lo difícil que ha sido el cuidado y tratamiento de los menores de edad, por lo que pidieron a la población a no discriminar a personas que presentan algún padecimiento o una discapacidad.

Comentarios