El recibimiento de un líder Garza

676
GARZA

Pachuca

Desde muy temprano, la comunidad universitaria seguía los caminos de las calles Doria, Guerrero, Nicolás Bravo y aledañas al edificio situado en la calle Mariano Abasolo número 600; y es que en el último día de marzo se elegía al rector número 11 de la máxima casa de estudios de la entidad, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
Sin importar el calor de las 10 de la mañana, el alumnado de los distintos institutos, escuelas superiores y preparatorias se congregaron en las famosas escalinatas de la universidad, todos al grito de un solo nombre: Adolfo Pontigo Loyola.
Ajeno al ruido y la música proveniente del exterior, tal vez no tanto, el candidato de unidad se preparaba en la oficina que ahora ocupará por los próximos seis años. Antes de las 10 horas bajó a la sala donde el Honorable Consejo Universitario sesionaría.
Distinguido, formal, en traje azul marino y corbata a juego, sonriente y saludando a los que encontraba a su paso, así y en la solemnidad de las paredes de la sala, en contraportada con los goyas y las porras del exterior, el nuevo primer universitario tomaba protesta a su cargo frente a Noé Chapa Gutiérrez, decano de la Autónoma de Hidalgo.
Y luego vino el mensaje y las puertas se abrieron para dejar salir a quien dirigirá la institución hasta 2023, la comunidad lo recibió en medio de aplausos, porras y selfies, bajó las históricas escaleras para encontrarse y saludar a quien lo felicitaba, y luego, se encaminó con dirección a Guerrero, su destino, el palacio de gobierno en plena plaza Juárez de la capital hidalguense.


La comunidad lo siguió y a la menor provocación tomaron fotos del momento, se detenían para vitorear el famoso Goya o la porra oficial de la UAEH “Managua” o “La Popochía”; el nuevo rector continuó su recorrido entre las nubes que se avecinaban y dejaban escapar algunos rayos de Sol.
Llegó en medio de la multitud que ya lo esperaba mientras el mariachi se arrancaba con la música justo en la explanada de la emblemática plaza, se paró a las puertas de la entrada del palacio, en medio de alumnos, administrativos y profesores que no dejaban de felicitarlo, ahí estuvo mientras el Sol se dejaba caer y, luego de un rato, el gobernador del estado Omar Fayad Meneses lo recibió para después salir entre la multitud y desearle éxito.
Luego de conversar en las oficinas del mandatario, Adolfo Pontigo Loyola volvió su camino hacia La Garza para el rito de ser bañado en el monumento. La comunidad universitaria nuevamente lo recibió: “Goya, goya, cachún cachún ra ra” y la nueva “La Popochía”: “Managua, Managua, Piron piron piragua, popochía chía chía…”, la Garza recibía al nuevo mandatario universitario y entonces fue aún más oficial, el nuevo líder garza había llegado.

Protesta

  • Desde muy temprano,
    la comunidad universitaria seguía los caminos al edificio situado en la calle Mariano Abasolo número 600; el último día de marzo se elegía al rector número 11
  • En la solemnidad
    de las paredes de la sala, en contraportada con los “goyas” y las porras del exterior, el nuevo primer universitario tomaba protesta a su cargo frente a Noé Chapa Gutiérrez
No votes yet.
Please wait...

Comentarios