Al gobernador Omar Fayad no le afecta que la próxima legislatura de Hidalgo esté plagada de diputados morenistas, al contrario, se dijo dispuesto a colaborar con el nuevo régimen que encabezará Andrés Manuel López Obrador (AMLO). El mandatario estatal aseguró ayer que él no es dueño ni manda a nadie en el Legislativo local, e incluso defendió al tabasqueño de sus detractores, quienes a cuatro meses de que asuma su responsabilidad en el Ejecutivo, le exigen resultados. Vaya que la vida da muchas vueltas, y a veces se mira desde arriba y otras tantas desde abajo. Definitivamente el discurso que asume Omar Fayad nos hace pensar que habrá absoluta coordinación con el nuevo gobierno de la República. Atrás quedó la sublevación, el encono, ¡el lodo!, que nada abona para sacar del atolladero al país, como propone el proyecto de nación del virtual presidente Andrés Manuel López Obrador. De nada sirvió la bravuconería de personajes que se empeñaron en descalificar las legítimas aspiraciones del oriundo de Macuspana. Hoy, tras el apabullante triunfo de Morena, la mayoría trata de limar asperezas bajo la bandera blanca de la reconciliación. Bienvenidas, por supuesto, las declaraciones del gobernador Omar Fayad, quien asume una posición de estadista al declararse listo para enfrentar los desafíos de México bajo las condiciones anunciadas por el próximo jefe del Ejecutivo federal. Es válido decir también que, efectivamente, existen coincidencias en los esquemas de austeridad que ambos han dispuesto en sus respectivas administraciones. Es verdad que el gobierno de Omar Fayad se ajustó el cinturón en la aplicación del gasto público. Es cierto además que desapareció oficinas regionales de la extinta Secretaría de Planeación, algo similar a lo que propone el lopezobradorismo con las delegaciones federales, aunque en el caso del estado, desafortunadamente, a costa del desempleo. Lógica resulta la respuesta del mandatario estatal, pues ahora habrá un coordinador de programas en la persona de Abraham Mendoza Zenteno, con quien Omar Fayad deberá tener un alto nivel de entendimiento para el logro de objetivos comunes. Enhorabuena la reconciliación. México necesita, dijera el ganador de la elección a presidente de la República, más abrazos y menos balazos. De filón. El diputado local Eliseo Molina propone bajar el número de magistrados del tribunal electoral, nada descabellado ya entrados en el esquema de austeridad.

Comentarios