Reconfiguración del Tuzobús: faltaron detalles, no hay carnita

460
editorial

Al fin llegó el esperado Plan de Intervención del Sistema de Transporte Tuzobús, que anunció ayer el gobernador Omar Fayad Meneses. Se trata de una estrategia anhelada, sobre todo para los miles de habitantes de Pachuca y su zona metropolitana que a diario tienen que sufrir un sistema de transporte lento, caro e ineficiente. El plan fue presentado, aunque no hubo mucha “carnita” como decimos los periodistas al referirnos a datos concretos, información que nos dé una idea de lo que trae entre manos el gobierno estatal. De manera muy general, el gobernador Fayad dijo que el objetivo de la reconfiguración del Tuzobús es mejorar el servicio que presta y hacerlo más accesible a la población (suponemos que se refiere a la tarifa). Para tal efecto, el mandatario expresó que analizarán el trazo y las rutas; quitarán carriles confinados e “intervendrán a la empresa”. El gobernador también explicó que esto implica desahogar el tránsito de las avenidas Revolución y Juárez (hoy congestionadas por el carril confinado); cambiar los vehículos de las rutas alimentadoras para aumentarlas en número; y cancelar la segunda etapa del sistema que se tenía pensada echar a andar sobre el bulevar Colosio. Para ello se firmó un convenio de colaboración entre la subsecretaría de movilidad y transporte y el consejo de administración de la empresa Corredor Felipe Ángeles SAPI de CV. El subscretario de movilidad y transporte Rufino León dijo que la intervención del sistema Tuzobús busca un cambio de paradigma en el que la prioridad será “el bienestar de las personas”. La intención se escucha bien. Pero, insistimos, falta “carnita”. Están ausentes las fechas, los cómos. Se dijo que se prevé una inversión de 10 millones de pesos para las adecuaciones. Pero falta saber, por ejemplo, si el gobierno estatal subsidiará a la tarifa, dado que hasta la fecha no ha sido rentable la operación del Tuzobús para la empresa concesionaria. Detalles que fueron cubiertos con generalidades. De filón. Los diputados aprobaron ayer una reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública de Hidalgo. Con estos cambios, se cristalizan las intenciones del gobernador Omar Fayad respecto a reorganizar la estructura institucional del Ejecutivo estatal. Se crea, por ejemplo, la Secretaría Ejecutiva de la Política Pública Estatal –que sustituye al despacho del mandatario–; y también aparece la Secretaría de Cultura, que implicó cancelar el bodrio creado durante el mandato de Francisco Olvera, cuando Turismo y Cultura quedaron fusionadas en un solo ente, lo cual resultó un rotundo despropósito. Veremos si esto va más allá de un cambio en la forma y si llega a las entrañas, a lo que funciona mal de la estructura del gobierno local.

Comentarios