El gobernador del estado Francisco Olvera Ruiz admitió que la Comisión estatal de Derechos Humanos (CDHEH) señaló daños y mala atención en algunos casos de violencia en el hospital obstétrico, la mayoría fueron atendidos en el pago de daño a las familias.
En mayo la CDHEH emitió una recomendación general a la Secretaría de Salud del estado (SSH) por la constante violación de derechos humanos durante la atención médica a embarazadas; de 2013 a la fecha existen seis recomendaciones a la institución por muerte materna y neonatal.
Esa instrucción tiene el objetivo de que la SSH identifique deficiencias en los protocolos de actuación o si el personal no se adhiere a ellos. El documento con registro RG-VG-001-16 recopila los casos en los que fallecieron bebés o mujeres durante el parto o poco después, la mayoría pasaron en el hospital obstétrico de Pachuca.
El gobernador reconoció esos señalamientos y acotó que todos fueron atendidos, desde la remoción de cargos, hasta el pago de daños a las familias afectadas, en ese sentido dijo que el gobierno estatal trabaja en la gestión de recursos para las indemnizaciones.
Aseguró que resolvieron varios señalamientos que emitió la CDHEH para mejorar la atención en los hospitales del estado.
Recientemente el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) realizó un pronunciamiento para llamar a las autoridades de Salud en Hidalgo a atender los casos de muerte materna ya que de su recopilación notaron que de 2012 a 2015 no implementaron ninguna medida preventiva.
El documento indica: “La muerte de Hortencia en 2012 y de Mireya en 2015, en el hospital obstétrico de Pachuca, son un ejemplo de las terribles consecuencias que provocan las autoridades al no reparar a tiempo y de manera integral las violaciones a los derechos humanos que sus instituciones han causado”.
Yolanda Molina, representante de esa organización y abogada de víctimas de violencia obstétrica, declaró que dado el cambio de administración, el nombramiento de un nuevo representante del sector salud retrasará el seguimiento al cumplimiento de la recomendación, mientras que el hospital sigue en las mismas condiciones.
El gobernador hizo esas declaraciones en inauguración de las instalaciones de la Unidad Especializada para la Prevención y Atención de la Violencia Sexual y Familiar, ubicada en las inmediaciones del hospital obstétrico de Pachuca.
Esa unidad tuvo una inversión de 11 millones de pesos, es única en su tipo a nivel nacional y junto con otras instancias, también impulsadas desde su gobierno, como el centro de justicia para mujeres y las unidades de género que existen en los tres poderes y en los 84 municipios, son, en resumen, parte de la herencia que deja en la entidad.

Comentarios