Brasilia.- El presidente de Brasil Jair Bolsonaro se defendió este fin de semana frente a las acusaciones en las cuales le solicitan la incautación de su celular: “Es una aberración, un ultraje y una irresponsabilidad que alguien quiera acceder a mi teléfono”, expresó.

El mandatario concedió una entrevista al medio local Jovem Pan a pocas horas del envío de tres denuncias en su contra a la Oficina del Fiscal General y después de la difusión de videos de la reunión ministerial de abril, donde supuestamente se encuentran las pruebas de su interés por interferir en la Policía federal.

Sobre las acusaciones en su contra, donde se le piden sus declaraciones y la revisión tanto de su teléfono como el de su hijo, el concejal Carlos Bolsonaro, el mandatario comentó que se requieren más investigaciones.

“Nunca entregaría mi teléfono celular”, enfatizó durante la entrevista, y explicó que una medida de tal magnitud “estaría creando una crisis institucional”. Asimismo, se defendió al afirmar que no es ningún ladrón para que se le solicite la revisión de su móvil.

“Imagina, lo entrego y el ministro Celso de Mello decide divulgar llamadas a jefes de Estado, autoridades aquí o intercambios de ‘zap’. No encaja”, afirmó Bolsonaro para el medio local en defensa a los posicionamientos del ministro del Tribunal Federal Supremo (TSF, por sus siglas en portugués), quien autorizó la difusión del clip de la reunión ministerial.

Más tarde, en el transcurso de ayer, el presidente publicó un video donde acusa al exministro de Justicia y Seguridad Pública Sergio Moro por promover el arresto de personas que violaran el aislamiento social a causa de la pandemia del coronavirus (Covid-19), lo que incurría en violaciones a derechos humanos.

Bolsonaro criticó en ese material las acciones de Moro y de la Policía federal respecto a la contención de la emergencia sanitaria. En dicha grabación, se observa que el Ejeutivo insiste en no esposar a quienes violen la cuarentena, pues “están humillando a la gente”, afirmó.

El ministro Celso de Mello eliminó el viernes la confidencialidad de los videos de la reunión ministerial, donde el presidente presuntamente emite declaraciones que muestran sus intenciones de intervenir la autonomía de la Policía.

El ministro del Tribunal Federal Supremo defendió la publicidad de los clips. Únicamente eliminó de la grabación los momentos en que se hace referencia a dos países con los que Brasil tiene relaciones diplomáticas.

Durante el encuentro, Bolsonaro expresa su interés por remover al titular de la Policía federal. Dicha institución tiene una investigación en curso contra familiares de Bolsonaro y personas vinculadas con el mandatario.

“No voy a esperar a que me jodan a mí y a mi familia. Si no se los puede cambiar, hay que cambiar a su jefe. Y si no se puede cambiar al jefe, cambia al ministro. Y punto. No estamos aquí para bromear”, expresó Bolsonaro con molestia.

En videos de una reunión ministerial,
el mandatario presuntamente emite declaraciones que muestran sus intenciones de intervenir en la autonomía de ese cuerpo de seguridad

Comentarios