Recuerdos, sueños, pensamientos, Carl Gustav Jung; “The rhythm of the heat”, Peter Gabriel

256

Una vez concluyó el ciclo creativo de Peter Gabriel con Genesis, del que uno de los principales testamentos es el inolvidable The lamb lies down on Broadway (1974), entre cuyas mejores canciones figura “Back in NYC”, los gritos y surrealismo narrativo de Gabriel se acomodarían mejor en su debut como solista, que dejó desamparado a Genesis hasta el protagonismo de Phil Collins.

Debieron pasar cuatro álbumes para que Peter Gabriel se hiciera una noción estable de hacia dónde quería llevar su carrera. Cada álbum de los que lanzó a la venta, todos llevaron por título “Peter Gabriel”, pero el público se encargó de renombrarlos a partir de la imagen de la cubierta: Car (1977), Scratch (1978), Melt (1980) y Security (1982). Este último fue el que –a la par de Melt– sirvió para darle un indicio de dónde quería continuar su carrera.

La canción con que abre el álbum, “The rhythm of the heat”, es una de las piezas más impresionantes e innovadoras de Gabriel, en la medida que, de golpe y sin cálculo previo, se vería disparado en una dirección por completo diferente de la que tenía su trayectoria. A partir de la lectura de Recuerdos, sueños, pensamientos, Gabriel se detuvo en la etapa final del viaje que relata el psicoanalista discípulo de Freud, quien después de haber recorrido África, decide detenerse en Sudán, donde la bienvenida de los habitantes, ya desde el principio, le despertó desconfianza.

Una vez en la villa donde decide quedarse, Jung no consigue mantener la calma y la mera vista de los locales le produce temor. Su manera de desenvolverse le resulta salvaje para sus costumbres profundamente occidentales. El relato sigue hasta que invitan a Jung a participar en una ceremonia n’goma, un ritual nocturno con la participación colectiva del pueblo. Pero, de nueva cuenta, en lugar de sentirse bien recibido, los temores de Jung fueron en aumento.

A medida que las percusiones e instrumentos de aliento se incrementaron junto con el ritmo, cada uno de los danzantes, incluido Jung, empezaron a experimentar una suerte de frenesí que lejos de amainar crecía y crecía, según el ritual; el psicoanalista confesó haber experimentado parte del entusiasmo que le rodeaba, hasta que la ceremonia concluyó con un paroxismo propio de la celebración y a Jung poco le faltó para caer desvanecido ante la magnitud de lo que había presenciado.

Una vez pasó por la iniciación del n’goma, Jung se vio forzado a admitir que su psicoanálisis no era otra cosa que una versión europea del pensamiento que en nada se relacionaba con los procedimientos culturales que según él estaba rastreando desde la fundación de sus teorías de los arquetipos. En todo caso, se sentía profundamente avergonzado, ya que todo le había servido para percatarse que de lo único que podía ser capaz, dadas las circunstancias, era de arremeter con un autoanálisis de lo que había experimentado y referirlo en sus notas de viaje.

Tras leer el episodio, Gabriel decidió elaborar una versión musical de lo que había experimentado el psicoanalista y confeccionó una de las piezas más célebres de los años 80: “The rhythm of the heat”, en la letra se escucha cómo una persona se ve gradualmente poseída por una canción que gradualmente lo penetra hasta el punto en que siente que pierde su alma y es llevado por un frenesí que solo puede ser descrito como un ritual africano primitivo.

Sin embargo, cuando Gabriel concibió la pieza, fue la primera vez que el músico decidió recurrir a instrumentos e intérpretes de diferentes etnias que las de las escuelas y academias musicales, de donde siempre había sacado no solo su inspiración, sino el apoyo para crear más elementos de la carrera que había decidido emprender como solista.

Una vez lanzado Security, el éxito de “The rhythm of the heat”, “San Jacinto” y “Wallflower”, tres pistas del disco, se convirtieron en parte de la banda sonora de Alas de libertad (Birdy) de Alan Parker, sobre un joven quien siempre sueña con la capacidad para volar y las canciones de Gabriel después se transformarían en las iniciativas Us, de rescate y estímulo a las culturas internacionales.

Correo: [email protected]
Twitter: @deepfocusmagaz

Comentarios