Pachuca.-

La movilidad de los estudiantes a otras naciones, más allá del discurso, es un tema que enfrenta otras aristas y en algunos casos representan limitantes como es la disponibilidad de recursos para cumplir con esa meta.

Así lo hizo notar en entrevista para el programa radiofónico “Luciérnaga” el coordinador de la licenciatura en ciencias de la comunicación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Raúl Arenas García, quien recientemente realizó el caso de estudio “Movilidad académica como parte del proceso de internacionalización de las instituciones de educación superior”, con el cual obtuvo el grado de doctor.

Junto con la conductora de ese espacio Josefina Hernández Téllez, analizaron la problemática que enfrentan los jóvenes que emprender el viaje hacia otras naciones para reforzar su formación académica, pero sobre todo, vivir la experiencia de la interculturalidad.

De acuerdo con Arenas García, es una realidad que los estudiantes que acceden al Programa de movilidad de la UAEH requieren del apoyo de sus familias para sustentar su estadía en el extranjero, lo cual es una opción solo para aquellos que cuentan con esa posibilidad.

Sin embargo, el ahora doctor refirió existen otros que organizan rifas o trabajan antes del viaje para juntar el dinero que requerirán para subsistir en otra nación, o bien, deben recurrir al subempleo en los países destinos, tema complicado debido a que en sentido estricto no tienen permitido hacerlo o que en otro sentido, es un factor que limita las posibilidades de aprendizaje.

“Nos enfrentamos a un problema serio en donde esa oportunidad que tienen todos se empieza a desdibujar cuando están conscientes de que tienen que poner dinero desde su casa o buscar dónde obtener fondos y moverse en el extranjero”, dijo.

En ese sentido, Raúl Arenas hizo notar que el apoyo que reciben los beneficiarios de ese esquema por parte de la universidad, que ronda en los 35 mil pesos, no es del todo suficiente para cubrir gastos de alojamiento y alimentación en otro país durante seis meses.

El intercambio de estudiantes e investigadores ha permitido a las instituciones de educación superior una mayor integración regional, nacional e internacional para enfrentar los retos que la globalización les presenta. La cooperación académica, tanto nacional como internacional, es el elemento que ha facilitado la creación de programas de intercambio académico, el cual ha ayudado al fortalecimiento educativo e institucional.
El objetivo de los programas de movilidad es tener contacto con otras culturas, intercambiar experiencias y obtener conocimientos, así como enriquecer los programas de estudio a partir del análisis de la calidad de otras instituciones y de la propia; conocer otros modelos de enseñanza-aprendizaje, fortalecer el dominio de un idioma extranjero y por supuesto, descubrir la capacidad de adaptación y convivencia de la comunidad estudiantil y docente en otros contextos.

En contraste, un cálculo estimó que el costo real de una estancia ronda los 80 mil pesos.

Sin embargo, Raúl Arenas García hizo hincapié en que más allá de aspectos que tienen que ver con la universidad, sino con la situación económica del país, “es un tema de recursos, por lo cual debemos centrar toda nuestra atención en como solventar esas situaciones”.

En ese aspecto, Josefina Hernández Téllez hizo notar la urgencia de acciones para atender esa y otras limitantes de la movilidad, puesto que de ahí, abundó, parte la posibilidad de crecer en la internacionalización, “es decir, de quedarnos igual o bien ir para atrás”.
En ese contexto, destacaron la necesidad de ampliar el presupuesto disponible para ese programa, así como mejorar los procesos que permitan que la movilidad se dé con mayor naturalidad.

Otro de los retos en la materia son fortalecer los programas de adquisición de una segunda lengua, pues es una realidad que en ocasiones los jóvenes que se suman a ese programa lo hacen con un limitado nivel de inglés y en ocasiones sin conocer el idioma del país al que van, por ejemplo, en el caso de China o Alemania.

Movilidad de docentes, con mayores dificultades

En el tema de movilidad de docentes, el diagnóstico de Arenas García plantea retos más severos, pues aunque se trata de una alternativa prevista en el plan de desarrollo de la UAEH, no se da porque se enfrenta a diversos procesos legales como los permisos y/o si el viaje se dará con o sin goce de sueldo.

“Es decir, cada vez se han hecho más complicados los trámites y entonces mejor se quedan aquí y la formación en posgrado se da en casa”, dijo.

En ese sentido, Arenas llamó a los profesores a generar un cambio en ese tema.

El diagnóstico del especialista hace notar que la movilidad es solo una parte del proceso de la internacionalización, sin embargo, dijo, presentará su estudio ante las autoridades correspondientes en la máxima casa de estudios con el fin de que se tomen las decisiones que permitan que esa estrategia se dé con mucha más naturalidad.

+ La situación presentada por Raúl Arenas durante el programa “Luciérnaga” es parte del estudio que realizó: “Movilidad académica como parte del proceso de internacionalización de las instituciones de educación superior”

+ Igual que en el caso de estudiantes, los docentes enfrentan una situación similar al realizar una estancia en otras instituciones, se trata de diversos procesos legales como permisos y/o si el viaje se dará con o sin goce de sueldo

+ En contraste, con el apoyo que reciben los beneficiarios por parte de la UAEH, que ronda los 35 mil pesos, un cálculo estimó que el costo real de una estancia internacional es de 80 mil aproximadamente

Sobre el tema

Cuando un estudiante tiene la oportunidad de cursar un semestre de su carrera profesional en otra institución fuera del país, no solo le aporta una visión distinta de los conocimientos alrededor de su formación profesional, sino que tiene la oportunidad de conocer y palpar otras culturas, otras formas de resolver la realidad y sobre todo enfrentar el reto de elegir un lugar con una lengua diferente a la suya, porque entonces significará convertirse en una persona bilingüe.

Sin embargo, en México menos del uno por ciento de estudiantes se movilizan a otros países, de acuerdo con participantes en el foro titulado “Hacia una internacionalización endógena de la educación superior: los temas de la agenda”, celebrado el 27 de junio en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante el evento, Alfredo Camhaji Samra, asesor del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, planteó que si bien, en años recientes se han creado políticas para incrementar la movilidad, estas no han sido suficientes y una gran parte de quienes financian los intercambios son las propias familias.

El experto explicó que los obstáculos de la internacionalización superior en México y América Latina recaen principalmente en la heterogeneidad del sistema de educación superior, lo que genera condiciones muy desiguales.

Científico invitado

Raúl Arenas García

Es doctor en ciencias sociales, maestro en ciencias de la educación y licenciado en ciencias de la comunicación por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), donde también es profesor.

Además, es profesor titular de los talleres de lectura y redacción y tipos de texto en la licenciatura en comunicación. También ha trabajado como apoyo en la coordinación de extensión universitaria y ha sido responsable de los de talleres en el área académica de ciencias de la comunicación. Además, es miembro permanente de Programa de tutorías de la licenciatura.

Desde 2017 funge como coordinador de la licenciatura en comunicación.

Comentarios