Maritza Cáceres y Coralia Pérez

El proyecto Red de Comunidades para la Renovación de la Enseñanza-Aprendizaje en Educación Superior (Recrea) es una iniciativa gubernamental que pretende mejorar las prácticas docentes orientadas a estimular el desarrollo del pensamiento complejo, la articulación entre la docencia y la investigación, el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC); donde el personal docente de las instituciones de educación superior (IES) promueva la innovación educativa en la cotidianidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje en ese nivel, como sustento de la formación integral de los estudiantes de nivel superior.

En dicho proyecto, el nodo estado de Hidalgo está representado por los cuerpos académicos de evaluación, planeación y desarrollo curricular y estudios comparados en educación de la universidad, pertenecientes al área académica de ciencias de la educación del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH); y el de interculturalidad y tecnologías de la información y la comunicación de la Escuela Normal del Valle del Mezquital (ENVM) de Hidalgo, donde se han generado espacios de trabajo colaborativo con la intención de impulsar la conformación de comunidades de práctica (Cop), entre académicos de dos tipos de IES: las universidades públicas estatales (Upes) y las escuelas normales urbanas y rurales públicas (ENP) del país. Lo cual validad el líder del proyecto, el doctor René Pedroza Flores (2017), profesor investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México, cuando enfatiza en la importancia de suscitar una cultura de la colaboración entre académicos para promover la innovación y mejora de sus prácticas docentes y así lograr mayores y mejores aprendizajes de los estudiantes.

En los tres semestres que se ha implementado esta propuesta en la UAEH, se han integrado asignaturas del nivel de licenciatura y posgrado, en las que se ha considerado diseñar tareas de aprendizajes, como modelo didáctico que sustenta el diseño instruccional establecido en dicho proyecto, las cuales constituyen unidades holísticas sobre las que se articulan los procesos de enseñanza y aprendizaje en el currículo; a través de las cuales se estimula el desarrollo de procesos cognitivos de los estudiantes, se promueve la indagación y búsqueda de información y se induce en ellos actitudes para el aprendizaje significativo, profundo, autonomía, independencia intelectual, pensamiento crítico e innovación. Desde esta perspectiva se erige un cambio metodológico, como concepción innovadora de aprender investigando. Asumiendo este conjunto de referentes, el aprendizaje mediante tareas se basa en el principio de aprender a aprender de forma autónoma e independiente, donde se consideran situaciones auténticas que estimulen la generación y aplicación del conocimiento en situaciones de la vida y/o profesión.

En tal sentido se precisa de la planeación del diseño instruccional, en el cual se considera para su planificación la integración de un enfoque epistemológico basado en el pensamiento complejo, y el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en los procesos de enseñanza-aprendizaje, los cuales se concretan en la propuesta de 10 pasos para el aprendizaje complejo que argumentan Van Merriënboer & Kirschner (2010), como sustento de la calidad del aprendizaje universitario.

Las reflexiones y experiencias sobre las tareas de aprendizajes como sustento de la transformación de los procesos de enseñanza-aprendizaje, asignatura de metodología de la investigación e intervención de la especialidad en docencia, han sido analizadas entre los académicos vinculados al proyecto a través de las Cop, como espacio analítico-reflexivo que condiciona la formación y desarrollo de una cultura de trabajo académico, mediada por el análisis y la reflexión individual y colegiada. Donde fundamenta la importancia de diseñar estrategias didácticas que promuevan la problematización de los saberes y permitan en los estudiantes poder aplicar y transferir los mismos en situaciones auténticas y, a la vez, en el ámbito de la profesión.

En ese contexto, con base en un marco interpretativo que sustenta el análisis cualitativo de la información, se recuperan algunas de las experiencias referidas por los académicos que forman parte de este órgano colegiado, donde se rescata “que las tareas constituyen un buen recurso metodológico, que apuesta a la mejora y calidad de los aprendizajes de los estudiantes”, por lo que en el presente año se está aplicando un segundo ciclo del diseño instruccional en diversas asignaturas de diferentes programas educativos de nuestra universidad, con la intención de validar desde una perspectiva comparada los alcances y limitaciones del diseño instruccional, como estrategia didáctica que transforma la práctica docente y consolida un aprendizaje significativo y profundo en los estudiantes.

Comentarios