Pachuca

James W Wilkie es un especialista en historia de México y en particular del gobierno de Lázaro Cárdenas. El investigador de origen norteamericano sostiene que la reforma energética que construyó el presidente Enrique Peña Nieto, lejos de ser una traición para nuestro país, es benéfica para el sector pues facilitará su modernización.
A Lázaro Cárdenas, expresidente de México e impulsor de la expropiación petrolera, Wilkie lo entrevistó como parte de su tesis que versó, precisamente, sobre el gobierno del general. También recogió testimonios inéditos sobre los dirigentes que construyeron la base de nuestro país tras la Revolución mexicana.
En septiembre visitó Pachuca para estar en la Feria Universitaria del Libro (FUL), donde presentó la serie de libros Ciclos y tendencias en el desarrollo de México. Libre por convicción Independiente de Hidalgo lo entrevistó sobre la coyuntura que vive nuestro país en torno a la crisis de los precios del petróleo y la elección próxima en Estados Unidos.
Wilkie hoy día es presidente de Profmex: Consorcio Mundial para la Investigación sobre México, es una organización internacional dedicada al análisis independiente del país, sus políticas públicas y educativas, su modelo de desarrollo económico y empresarial y su posición en el ámbito global.
La pregunta, casi natural, es si el México de hoy aún tiene resabios de los principios que motivaron la Revolución mexicana. Si hay algo, por ejemplo, en el actual régimen priista, que esté emparentado con esa época. El investigador sostiene que desde que se fundó el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en 1946, el sistema prácticamente sigue intocado.
Aún con el PAN, el sistema se mantuvo incólume. “Ha tenido que vivir con el PRI que ha controlado los estados hasta ahora”. Si bien el PRI ya no es el partido hegemónico, su peso es indiscutible, reflexionó.
Según el investigador, hoy estamos alcanzando la visión de país que tenía Lázaro Cárdenas, en el sentido de que quería llegar a un desarrollo más amplio. Él no pudo pues cuando gobernó se enfrentó a la Gran Depresión mundial que comenzó a finales de la década de 1920 y que se extendió hasta 1933. Cárdenas entró en funciones en una etapa global difícil.
Wilkie observa que el gran cambio comenzó con los gobiernos de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y Miguel de la Madrid.
Considera que el gran error de Díaz Ordaz fue seguir repartiendo tierras para pacificar a los campesinos y la guerrilla en el campo.
Luego, con el fracaso de la administración de José López Portillo, Carlos Salinas de Gortari comenzó a trabajar para cambiar el sistema gradualmente, primero bajo la conducción de Miguel de la Madrid y luego bajo su propio poder. Es una presidencia que pasa por dos periodos bajo la batuta de Carlos Salinas, quien tenía el control económico.
Y la sustancia del gobierno salinista continúa, sigue igual. El objetivo persiste: acabar con las compañías nacionales, las cuales perdieron mucho dinero bajo el control de Luis Echeverría. El objetivo es dejar una economía mixta: un sector privado y extranjero.
Para el historiador, el sistema político mexicano no ha podido salvaguardar la independencia de Pemex. “Hasta ahora están tratando de acabar con este proyecto, de dejar a Pemex con el poder económico fuera del control presidencial”.
Porque antes, aunque el presidente ordenara “queremos esto”, no podía controlarlo. “Ni los directores de Petróleos podían controlar el sindicato”. Después de décadas, México tiene el mismo problema, “aun con el PAN (Partido Acción Nacional) es el mismo sistema”.
Incluso la burocracia en la Ciudad de México, expresa, trae la huella profunda del viejo sistema. Siempre ha operado bajo el control del PRI. E incluso las iniciativas, cualquiera que impulse el PAN, pueden naufragar “porque ellos tienen el derecho de mantener algo en la mesa y no firmar nada”.

“El problema es que el petróleo no tiene futuro en el mundo. Así, podemos ver cómo otros países implementan otros modelos de financiación para no depender de él”

James W Wilkie
Presidente de Profmex

¿Qué opina de la nueva reforma energética que busca cambiar Pemex?

Dijo que se trató de una buena idea tomar a los partidos, PAN, PRD, PRI, y juntarlos a través de un pacto, para reformar el transporte, la energía y las comunicaciones. Fue un buen momento para hacerlo.

¿Cree que Pemex vuelva a sus épocas de oro cuando aportaba riquezas a la nación, o que se mantenga como ahora, siempre al borde de la quiebra?

“El problema es que el petróleo no tiene futuro en el mundo. Así, podemos ver cómo otros países implementan otros modelos de financiación para no depender del petróleo. Yo había predicho antes: que México debería vender el petróleo más barato para obtener ingresos, porque no iba a regresar el gran auge, con un barril a un precio de 100 dólares promedio. Ahora está en menos de la mitad, y es que nadie puede vivir con esto. Venezuela por ejemplo, no tiene futuro. México sí, porque puede buscar lazos comercializando gas natural u otros derivados del petróleo, mejorando su industria, pero México sí tiene futuro.”

¿Entonces hicimos bien abriendo nuevamente la puerta a los inversionistas extranjeros?

“Por supuesto que sí, México no puede hacerlo solo. Tiene plantas tan viejas que no funcionan como deberían. Para poner el dinero, eso requiere esfuerzo y tiempo. México no ha perdido sus recursos, sigue como dueño. En realidad, para seguir a futuro, hay que utilizar a las grandes compañías que tienen el dinero y que pueden mejorar la explotación de los recursos.”

Trump no tiene futuro

No podíamos dejar a un experto en el pasado de México sin ver hacia el futuro. En particular con la coyuntura de la elección en Estados Unidos.

Y ahora, en nuestro contexto inmediato, donde EU se prepara para su cambio de proyecto,

¿Cómo ve a los dos candidatos punteros y cómo cambiaría México si queda Trump como presidente?

“Él no puede ganar, porque tiene el 30 por ciento de la población total. Estúpidos digamos. Son personas que le siguen la corriente porque desean algo de él. Ahora, con Hillary es diferente, ella, si no mal recuerdo, lleva una buena amistad con México. No hay problema, ella es el futuro para los Estados Unidos, México y el mundo.
“Trump no sabe nada, cuando se tocan los problemas de ambas naciones, él siempre saca su tema del muro. Si trata de interferir con las remesas, México podría tomar acciones, cortando el suministro de agua en el norte, por ejemplo.
“Puede nacionalizar las plantas de los gringos, puede acabar con la economía de los Estados Unidos. Trump no sabe nada de esto. Es un idiota. No puede fijar más de cinco minutos en algo, porque inmediatamente comienza a hablar como cavernícola. No tiene sentido, no puede ganar.”

¿Cómo afectará o afectó la relación México-EU la reciente visita de Trump?

“Dañó a Trump. Salió de aquí cuando dijo que no había discusión del muro. Peña dijo sí, le recalcó que no íbamos a pagar. Para Trump eso no fue discusión, con una mentira trató de apaciguar todo. Pero salió después a decir que no sabía de lo que hablaba y regresó para atacar a México, menos a su nuevo amigo Peña.
“Según él, echará fuera a los criminales, un millón promedio, pero ¿qué es un criminal? ¿Un criminal menor o un crimen de alto grado? No tiene la menor idea de que sacar 2 millones de personas podría fracturar seriamente la economía de Estados Unidos.
“Los campos en los Estados Unidos dependen de los mexicanos. No hay posibilidad, por lo menos ahora no. Los Estados Unidos tienen grandes problemas encima, sus partidos están divididos. Los republicanos están entre sociales, antiaborto, proarmas, etcétera.
“El nuevo grupo de empleadores, que dependen del sector exportaciones, necesita de la mano de obra extranjera. Es la diferencia. Entonces el partido republicano está en pedazos. Una parte apoya Hillary, es un nuevo mundo en los Estados Unidos.”

¿Cómo llegó Trump a la candidatura?

“Los idiotas habían estancado sus opciones con personas que no tenían estudios. Hay un sector que no tiene escuela preparación, su futuro se veía amenazado con una economía cambiante, con un mundo que requiere especialidades. No tienen futuro, se sientan en casa y reciben apoyos por no tener empleo. Donald les prometió asegurar su calidad de vida. Estas son las personas que siguen a Trump, son conservadores. 17 personas del lado conservador, su misma mentalidad le dio ese puesto en la candidatura.”

¿Qué va a pasar con el partido después de las elecciones?

“Espero que ellos puedan reunirse y restructurar su sistema al salir Trump. Va a ser difícil, con los republicanos empresarios fuera del partido. Ese partido en un futuro podría dejar de existir.”

Profmex podría aliarse con la UAEH

Respecto a su última visita, se le preguntó si la universidad estatal podría trabajar con Profmex, institución de prestigio internacional, y de la cual Alfonso Galindo Rodríguez, coordinador de la división de docencia, es también miembro distinguido.

Como presidente de Profmex, ¿qué vinculación podría haber con la UAEH para tratar proyectos en conjunto y tratar de vincular a la universidad con ustedes?

“Bueno, tenemos la oportunidad de ir a apoyar la integración del campus, en este mundo no se puede vivir con una mentalidad de estado, sino lo global es lo que se debe fundamentar.
“Con el Internet tenemos el acceso de publicar a nuestros autores y que el mundo los conozca. En Profmex tenemos una serie de libros, 46 publicados con autores mexicanos y estadunidenses juntos. Incluso, hay grupos trabajando para avanzar en nuevas ideas para el mundo. Utilizando el caso de México e Hidalgo.
“Tenemos distintas oficinas en varios países con las que trabajamos en conjunto, pero Hidalgo puede ser parte de esto. Es una oportunidad de avance y posibilidades.”

Trump no sabe nada,
cuando se tocan los problemas de ambas naciones, él siempre saca su tema del muro. Si trata de interferir con las remesas, México podría tomar acciones cortando el suministro de agua en el norte, por ejemplo

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorLa pasión de ser oboísta: Carlos Rosas
Artículo siguienteCumple 88 por ciento de exfuncionarios declaración patrimonial final
Periodista desde hace más de una década y director del diario Libre por convicción Independiente de Hidalgo. Es licenciado en comercio exterior por la UAEH y licenciado en lengua y literaturas hispánicas por la UNAM. Colabora como articulista en el diario que dirige y también en el portal SDPnoticias.com. Fue reportero en el semanario Aljibe y Síntesis Hidalgo. Trabajó para los periodistas Ricardo Alemán y Estela Livera en un programa de investigación. En 2007 ingresó a trabajar a Bermellón, Edición e Imagen, despacho donde se desempeñó como jefe de redacción hasta 2009. Es colaborador de la editorial Elementum desde 2010.