El Congreso estatal aprobó reformas a diversas normativas estatales para garantizar que la administración pública establezca acciones de capacitación, educación y formación de las personas que en razón de su sexo u orientación sexual están relegadas.
Las reformas también sientan las bases para que las autoridades estatales fomenten la integración laboral de personas que por su sexo u orientación sexual no han accedido a puestos directivos, de acuerdo con lo expuesto en el dictamen emitido por la comisión de legislación y puntos constitucionales, leído por la diputada perredista Imelda Cuéllar Cano.
Durante los trabajos de la 39 sesión correspondiente al segundo periodo ordinario del tercer año de ejercicio, Cuéllar Cano informó que la iniciativa, ya aprobada, reforma la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres, de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y de Derechos de los Adultos Mayores.
“En nuestro país la discriminación hacia las personas con preferencia sexual distinta a la heterosexual está sumamente arraigada. Datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación del año 2010, sobre diversidad sexual, revelan que cuatro de cada 10 mexicanos consideran que la preferencia sexual es uno de los factores que más divide a la sociedad”, apuntó.
Agregó que cuatro de cada 10 mexicanas y mexicanos no estarían dispuestos a permitir que en su casa vivieran personas homosexuales, mientras que tres de cada 10 piensan de manera similar respecto a las personas que viven con virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y/o síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida).
“La encuesta también revela que las personas que pertenecen a grupos distintos al heterosexual declararon que la discriminación, seguida de la falta de aceptación, el rechazo y las burlas en diversos ámbitos de la vida son los principales problemas a los que se enfrentan diariamente”, destacó en tribuna la legisladora.
La propuesta de reforma fue presentada por el diputado plurinominal Ramiro Mendoza Cano, quien también participó en pro en tribuna para indicar que en 2011 en Hidalgo 48 por ciento de la población siente algún tipo de rechazo hacia las personas homosexuales, mientras que 80 por ciento de ese sector expresó sentirse discriminado por su orientación sexual.

 

Comentarios