Refuerzan vigilancia tras linchamiento

412
vigilancia, linchamiento

Tulancingo.- Tras el linchamiento registrado en Santa María Asunción el pasado 5 de octubre donde tres personas perdieron la vida luego de ser acusadas de robo a una casa-habitación, la alcaldía de Tulancingo informó que reforzará la vigilancia preventiva en esa zona.

Raúl Sánchez Parra, secretario general del gobierno municipal, refirió que incluso a partir de ese linchamiento ya se reforzó la vigilancia con elementos policiacos.

Sumado a ello, adelantó, se están realizando gestiones para instalar botones en la localidad y sus alrededores para atender emergencias, así como cámaras de videovigilancia consideradas dentro del programa Hidalgo Seguro.

Respecto a los hechos del 5 de octubre, el funcionario descartó que ocurrieran por falta de protocolos de vigilancia, e incluso de elementos policiacos al asegurar que de forma permanente está funcionando una subcomandancia regional de la Policía municipal, a la que están adscritos seis agentes policiacos locales.

Sin embargo, confirmó que desde hace varios días los rondines por parte de los uniformados han sido reforzados, con el objetivo de inhibir y combatir el delito.

Acciones que se confirman con lo declarado por el edil tulancinguense Fernando Pérez Rodríguez minutos después de registrarse el linchamiento sobre que no se permitirían en lo sucesivo que se registren situaciones de ese tipo.

En ese sentido, en Santa María Asunción se han registrado constantemente intentos y consumaciones de linchamientos, incluso como parte de los usos y costumbres.

Por lo que Sánchez Parra pidió a la población en general no haga caso a rumores, como los que se han difundido en fechas recientes donde se denuncian supuestos hechos delictivos y personas que presuntamente los cometen.

Pidió en cambio, que en cuanto exista sospecha de ello se denuncie ante las autoridades para actuar en consecuencia.

Retiran cadenas

Sánchez Parra agregó que a petición de delegados de barrios de la propia localidad se hizo retiro de cadenas colocadas por otros vecinos, pues según con ello se evitaba o por lo menos dificultaba el paso de supuestos delincuentes por la zona.

Tras sostener una reunión, llevada a cabo incluso con la presencia de elementos y mandos policiacos de los tres niveles de gobierno, así como del Ejército, se llegó al acuerdo de retirar las cadenas, sobre todo argumentando que dicha infraestructura complicaba la circulación de patrullas en caso de registrarse un operativo e incluso una persecución.

Comentarios